CorrupciónDictadura

Villasmil: Revolución ¿bonita? No, ¡corrupta!

 

Fueron diversas las denominaciones que Hugo Chávez le quiso dar a su proyecto, largamente pensado y rumiado, de destrucción nacional al que le puso el nombre –reconozcamos que no demasiado prestigioso luego de tantos experimentos similares fallidos- de “revolución”. Uno de esos adjetivos fue el de “bonita”. Pero ese calificativo escondía un rostro monstruoso, si bien cuidadosamente maquillado gracias al maná petrolero.

Ya es lugar común, que nadie rebate porque no puede hacerlo, afirmar que el chavo-madurismo-castrismo es el régimen más corrupto de la historia de América –no solo la latina, incluimos asimismo la portuguesa, la caribeña, la anglosajona- en términos cuantitativos absolutos y comparativos; es tal el descalabro que se hace difícil listar los montos totales del latrocinio, así como la mención de los hechos en su amplia y menuda diversidad.

Me llamaron la atención varios tuits del pasado 4 de julio –día de la independencia estadounidense, y víspera del 5, fecha de la independencia venezolana- publicados por @Watcher_Ven, del cual solo se nos informa que reside en Ciudad Guayana, Venezuela. Vamos al tema:

 

“Este hilo contiene 18 obras que el chavismo prometió pero NO terminó. Un total de $46.000 millones. Eso es 38 veces el valor del oro venezolano en Inglaterra. Ocho veces las reservas internacionales actuales. Empezamos…

 

1)Construcción de la Represa Tocoma, para generar 2.160 Mw. Debía estar lista en 2012. No se terminó, no arrancaron ni una sola turbina. Monto $9.365 millones.

2) Construcción del Tren Tinaco-Anaco. Debía estar listo en 2012. A cargo de la empresa china CREC. No se terminó. Monto $7.500 millones. 

3) Construcción del Tren Guarenas-Guatire. Debía estar listo en 2012. A cargo de la empresa Odebrecht. No se terminó. Monto $4.904 millones.

4) Construcción del Tercer Puente sobre el Río Orinoco. Debía estar listo en 2011. A cargo de la empresa Odebrecht. No se terminó. Monto $2.500 millones.

5) Construcción del Segundo Puente sobre el Lago de Maracaibo. Debía estar listo en 2018. A cargo de la empresa Odebrecht. No se terminó. Monto $2.000 millones.

6) Construcción de 5 Centros Operativos en el Proyecto ‘Gas Anaco’. Debía estar listo en 2016. A cargo de la empresa Odebrecht. No se terminó. Monto $3.876 millones.

7) Construcción de «Astilleros del Alba» en la Península de Araya. Debía estar listo en 2016. A cargo de la empresa brasileña ‘Andrade Gutierrez’. No se terminó. Monto $1.290 millones.

8) Construcción de la empresa Pulpaca al sur del Edo Anzoátegui, para producir pulpa y papel (periódico). Debía finalizarse en 2010. Nunca se terminó. Monto $2.200 millones. 

9) Construcción de la siderúrgica ‘Abreu de Lima’ en el Estado Bolívar. A cargo de la empresa brasileña ‘Andrade Gutierrez’. Debía estar lista en 2012. No se terminó. Monto $4.000 millones.

10) Construcción de la empresa Servicios de Laminación de Aluminio SERLACA (Ciudad del Aluminio) en Caicara del Orinoco. Paralizada desde 2011. Nunca se terminó. Monto $1.000 millones.

11) Construcción del Túnel Baralt (Cota mil-Caracas-La Guaira). Debía estar listo en 2017. No se terminó. Monto $1.200 millones.

12) Construcción de la Refinería Batalla de Santa Inés en Barinas. Debía estar lista en el año 2013. No se terminó. Monto $2.900 millones.

13) Construcción del Túnel Valencia-San Diego. Debía estar listo en 2015. NO se terminó. Monto $150 millones.

14) Construcción del Sistema Tuy IV para abastecer de agua a la Gran Caracas, Miranda y La Guaira. Debía estar listo en 2012. No se terminó. Monto $880 millones.

15) Construcción de la EPS Fábrica de tubos sin costura en Sidor. Paralizada desde 2011. Nunca se terminó. Monto $250 millones

16) Construcción de 4 ‘Complejos Agroindustriales de Derivados de la Caña de Azúcar’ para producir Etanol en Trujillo, Portuguesa, Cojedes y Barinas. NUNCA se terminaron. Monto $1.000 millones

17) Construcción de la Maquina de Colada Continua de Redondos en Sidor. A cargo de la empresa china Minmetals Corporation. Debía estar lista en 2017. Monto $250 millones.

18) Construcción de la 2da Línea de Planta de Pellas de Ferrominera. Debía estar lista en 2019. Monto $735 millones.

 

Por supuesto, todo venezolano sabe, al menos intuitivamente, que esta lista es apenas una concisa muestra, como lo prueban algunas de las respuestas que diversas personas hicieron al tuit, indicando estas otras obras:

“Faltaron los proyectos de conversión profunda de las Refinerías El Palito y Puerto La Cruz, la Ciudad del Oro en Bolívar, la Línea 4 del Metro, el Ferrocarril La Encrucijada-Puerto Cabello y sólo cito de memoria”.

“El central azucarero Ezequiel Zamora, la reactivación del tren de Barquisimeto a Pto Cabello, el terminal de buses de Barquisimeto, Transbarca”. 

“El metro de Valencia; 4mil millones de $ para 9 estaciones, los hace el metro más caro por kilómetro del mundo”.

“Faltó el gran proyecto Mariscal Sucre dragón cisma. Para meter gas desde Araya a todas esas islas del mar Caribe”.

“Sumen esto: En 32.500 MM$ se estima la ESTAFA hecha por Pedro Leon, brazo político de PDVSA y todo sus «aliados» en los proyectos y futuras construcciones de las plantas pertenecientes a lo que llaman la Faja Petrolífera del Orinoco HChF, de los cuales no se finalizó ninguno”.

“Terminal de Barinas”.

 

Hay que añadir otras cosas prometidas por el propio Chávez, como por ejemplo que “se cambiaría el nombre si no eliminaba el problema de “los niños de la calle” (ahora en las calles, y no solo de Venezuela, están niños y adultos); o cuando en 2005 le ofreció al entonces de visita Daniel Ortega “bañarse, al año siguiente, en un Río Guaire” que de contaminado pasaría a tener aguas cristalinas.

Recordemos, volviendo al tuit, que estas son obras públicas, que deberían haber sido sometidas a procesos transparentes de licitación. Además, como demuestran las acusaciones contra los llamados “bolichicos” y “enchufados”, el régimen y sus amigos –especialmente los de La Habana, o de los otros Gobiernos socialistas del continente, e incluso de España- se las ingeniaron para desarrollar diversas formas de seguir explotando cada una de las ubres de la riqueza venezolana; ahí están por ejemplo las denuncias de miles de toneladas de comida podrida, que iban a ser entregadas al pueblo (caso “Pudreval”), los negociados de empresarios mexicanos con las cajas CLAP, o las vigentes denuncias de destrucción del medio ambiente por quienes en este momento saquean las riquezas naturales en el sur de Venezuela.

Es importante destacar que la corrupción del régimen fundado por Hugo Chávez con padrinazgo de Fidel Castro es totalitaria (DRAE: “Totalitario, ria, adj.: que incluye la totalidad de las partes o atributos de algo, sin merma alguna”). No se conoce ninguna figura importante o mediana del régimen, civil o militar, política, cultural o judicial, nacional o regional, que no haya participado de alguna manera en estos actos de rapiña, o que conociéndolos mientras ocupaba su cargo, los haya denunciado. Ser chavista, y tener una importante responsabilidad pública, ha implicado corromperse sin excusas, con un cinismo a prueba de principios.

Finalmente, no debemos ignorar nunca, no debemos permitirnos a nosotros mismos o a nadie más olvidar que esta más o menos cuantificable desgracia se queda muy corta si la comparamos al daño antropológico y la rotura del tejido social causados por el chavismo a la sociedad venezolana. Más de veinte años de auténtico ensañamiento, de odio, de vejaciones, degradaciones, asesinatos y torturas causados por el simple hecho de defender derechos ciudadanos. Los crímenes de la revolución corrupta y podrida no quedarán impunes.

 

 

 

 

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar