DictaduraPolíticaRelaciones internacionales

Bolivia suspende relaciones con Cuba por «hostilidad y constantes agravios»

El Gobierno de Áñez acusa a La Habana de romper el principio de no injerencia

El Gobierno interino de Bolivia anunció este viernes que suspende las relaciones diplomáticas con Cuba, por «la permanente hostilidad y constantes agravios» de su Gobierno, aunque matizó que no se trata de una ruptura total.

«Esta determinación obedece a las recientes e inadmisibles expresiones del canciller Bruno Rodríguez y la permanente hostilidad y constantes agravios de Cuba contra el Gobierno Constitucional boliviano y su proceso democrático», destaca un comunicado leído en La Paz por el canciller de Bolivia en funciones, Yerko Núñez.

«El Gobierno cubano de manera sistemática ha afectado la relación bilateral basada en el respeto mutuo, los principios de no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad soberana de los Estados, no obstante la disposición del Gobierno de Bolivia de sostener cordiales relaciones», concluye la nota.

Núñez, que ejerce en funciones al encontrarse fuera de Bolivia la canciller interina, Karen Longaric, mostró en una comparecencia ante los medios un mensaje en Twitter de Bruno Rodríguez en el que denuncia «vulgares mentiras de la golpista autoproclamada en Bolivia», en referencia a la presidenta transitoria Jeanine Áñez.

Al respecto, el canciller en funciones argumentó que el Gobierno interino de Bolivia «tiene que hacer respetar la soberanía»

Al respecto, el canciller en funciones argumentó que el Gobierno interino de Bolivia «tiene que hacer respetar la soberanía», ante lo que calificó de «injerías» del Ejecutivo cubano.

La embajada de Bolivia en La Habana se mantiene, aunque está previsto que salga el embajador y otro personal diplomático, para dejar solo funcionarios encargados de trámites para atender principalmente a estudiantes bolivianos en Cuba, según Núñez.

No obstante, los convenios entre ambos países quedan paralizados, subrayó.

La Cancillería de Bolivia detalló que la suspensión de relaciones es una medida simular a la ruptura, salvo que se mantiene una mínima representación diplomática en La Habana, no se retira en su totalidad al personal, para atener «asuntos humanitarios» de bolivianos con familia en Cuba.

El expresidente boliviano Tuto Quiroga aplaudió en Twitter la decisión. «Bolivia por fin rompe con la gerontocrática, cuasi-nonagenaria, dictadura castrista. Las embajadas cubanas son centros de conspiración y agitación en países democráticos; sedes de colonialismo vampiresco, represivo y expoliador en Caracas; y oficinas de esclavización de médicos».

La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, reveló el pasado miércoles que el Gobierno de Cuba se quedaba con el 80% de los pagos que Bolivia realizaba por el trabajo de los médicos cubanos acantonados en su país bajo el Gobierno del expresidente Evo Morales. Además aseguró que solo un tercio eran médicos.

«El programa firmado con Cuba que incluía el trabajo de médicos, comunicadores y técnicos, según declaraciones oficiales, ahora nos revela que menos de un tercio eran profesionales de la salud”, dijo Áñez durante un discurso en el Palacio de Gobierno el día de la nación.

«Tenían un salario de 1.040, un viático de 68 bolivianos por día (9,5 USD), y gastos de transporte aéreo pagados por el Estado, haciendo un total de unos 9.000 (1.302 dólares) bolivianos por cada uno de ellos”, añadió.

Áñez lamentó que solamente el 20% del dinero llegaba a los trabajadores cubanos, pues el otro 80% se usaba para «financiar el castrocomunismo»

Áñez lamentó que solamente el 20% del dinero llegaba a los trabajadores cubanos, pues el otro 80% se usaba para «financiar el castrocomunismo, que tiene sometido y esclavizado a su pueblo».

La presidenta interina también fustigó la opacidad con la que el gobierno precedente trató a los médicos cubanos, sin informar al Estado sobre los gastos reales en las misiones de la isla. Según las cifras brindadas por la mandataria, Morales entregó a Cuba 147 millones de dólares como pago por los médicos en sus años de Gobierno.

«Con ese dinero pudimos haber practicado 7.355 trasplantes renales en todo el país, lo que habría representado la mitad de los pacientes renales de Bolivia”, dijo la mandataria.

Tras las declaraciones de Añez, el cancilller cubano, Bruno Rodríguez, respondió airadamente en su cuenta de Twitter. » Vulgares mentiras de la golpista autoproclamada en #Bolivia . Otra muestra de su servilismo a #EEUU . Debería explicar al pueblo que tras retorno a #Cuba de colaboradores, por la violencia de la que fueron objeto, se han dejado de realizar más de 454 440 atenciones médicas».

El ministro de relaciones exteriores, agregó que » Dos meses sin brigada médica cubana en #Bolivia se traduce en casi 1000 mujeres que no han contado con asistencia especializada en sus partos y 5000 intervenciones quirúrgicas y + de 2 700 cirugías oftalmológicas que no se han realizado. No son sólo cifras, son seres humanos».

La Cancillería boliviana envió una carta a Bruno Rodríguez expresando su «profunda molestia y rechazo» por estas palabras.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar