CorrupciónDemocracia y PolíticaElecciones

Cómo absorber a Podemos y VOX

El éxito o la recuperación de los grandes partidos radica en absorber o usar a los pequeños, adaptándose a la nueva política para no perder votos y ganarse a los nuevos electores y abstencionistas

El PSOE tiene algo más que dificultades para designar candidatos, como el PP. Ambos no encuentran a personas con el perfil adecuado -y que acepten- para encajar en el nuevo mapa político de competencia entre partidos. Así, los socialistas se resignarán a presentar en Madrid a Reyes Maroto, una absoluta desconocida aun siendo ministra de Industria, pero sanchista hasta el tuétano y bizcochable para aceptar el sometimiento a los podemitas y a otras periferias izquierdistas.

Los populares asumen el mismo criterio de elección: una persona adaptada a la nueva política en el espectro del centro-derecha, capaz de pactar con Cs y VOX. Olvídense de mayorías absolutas. Ganará quien sepa llegar a acuerdos “naturales”; es decir, no del tipo “Frankestein” que pasan factura a nivel nacional y en los medios.

Lo mismo está ocurriendo en Ciudadanos, donde la claudicación ante Manuel Valls se está revelando en muy poco tiempo como un error a la altura de su alianza con Libertas en 2009, aquella organización euroescéptica y derechista de oscura financiación.

La imposición del ex primer ministro francés se debe a un deseo de absorber a los otros constitucionalistas. Es una apuesta que asume como daño colateral el varapalo que ha supuesto para la gente de Ciudadanos en Cataluña. Las pequeñas rebeliones y las negativas internas que ha provocado no llegarán a las de hace diez años, cuando Antonio Robles y José Domingo, dos de los tres diputados entonces de Cs, abandonaron el grupo.

El primero en intentar la absorción del pequeño, recuperando el ‘zapaterismo’ y utilizando  un antifranquismo de ansiolítico, sobreactuado y risible, fue Pedro Sánchez

No voy a entrar en la ausencia de una élite política a la altura de la crisis de régimen que pasamos. Hoy no es ese día, que diría Aragorn a las puertas de Mordor. Lo importante ahora es recalcar que el éxito de los grandes está en absorber o usar a los pequeños. Los partidos tradicionales saben que han de adaptarse a la nueva política para no perder votos, arrancárselos al compañero de viaje, y ganarse a los nuevos electores y abstencionistas.

Es una radicalización del discurso y de la acción política que pasa por echar al otro, no por llegar a grandes consensos de Estado. Hemos llegado al punto en el que la solución es la defenestración de un adversario ya casi convertido en enemigo. No en vano, el término “traidor” ha vuelto a la palabrería cotidiana junto al de “patriota”.

El primero en intentar la absorción del pequeño fue Pedro Sánchez. Puso en marcha una estrategia que supuso una vuelta de tuerca al zapaterismo: demonización del PP y de la derecha en general, guerracivilismo, relativismo en la idea de nación española, y pacto con cualquiera para conseguir el poder. De ahí que, por ejemplo, saque un antifranquismo de ansiolítico, sobreactuado y risible.

El objetivo, claro está, es absorber o detener el avance de Podemos. Es una maniobra de poco rendimiento, de momento, porque más que sumar el voto podemita está alimentado el del centro-derecha. Se ha visto en Andalucía y así lo dicen las encuestas.

El PP lo ha comprendido más tarde. El marianismo vació el partido de verdadera ambición política, de ese empeño en establecer una hegemonía, no en la mera administración de la finca para convertirse en el tecnócrata del año. El acierto del congreso popular de 2018 fue elegir a Pablo Casado, el único capaz de representar la adaptación a la nueva política. Ahora hay que actualizar al partido, y es aquí donde está la dificultad.

Casado y su equipo han asumido que su porvenir inmediato depende de recuperar y absorber al movimiento que se identifica con VOX

La técnica de mostrar en cada circunscripción a Casado como si fuera el candidato local o autonómico, la sobreexposición, tiene un límite, como le pasa a Rivera, quien tuvo que hacerse acompañar de Arrimadas en Andalucía como tirón electoral. Casado y su equipo han asumido que su porvenir inmediato depende de absorber el movimiento que se identifica con VOX y, por tanto, a parte del electorado posible de Abascal.

Esto significa que los candidatos del PP de Casado han de tener un perfilvinculado al universo liberal-conservador: constitucionalismo, tradición sin dogmatismo, españolismo, memoria de las víctimas del terrorismo, menos Estado y más Gobierno y sociedad civil, denuncia de la corrección política, y una vocación expresa de combate a las izquierdas y a los nacionalistas. El conjunto se traduce en que los posibles candidatos deben hacer gala de un discurso sin complejos, cosa que hacía mucho que no se veía en el PP.

La cercanía a VOX favorecerá que los populares tomen ese voto derechista que de otra manera iría a los de Abascal

La cercanía a VOX favorecerá que los populares tomen ese voto derechistaque de otra manera iría a los de Abascal. Por eso el PP trata a los de esta formación como hermanos, porque con esos instrumentos y desde una posición de gobierno es más sencillo ganarse a esos electores, o apoyarse en VOX tras las elecciones. Es lo mismo que ha hecho Sebastian Kurz en Austria: desmontar el ascenso a su derecha de un partido nacional-populista adoptando parte de sus principios y de su discurso, sí, pero desde las maneras e imagen de la nueva política.

La solución a todo este planteamiento de estrategias arriesgadas solo se resolverá cuando el maniquí de La Moncloa decida que ya ha cumplido sus objetivos personalistas, esa tendencia a subordinar el interés común a miras personales, y convoque elecciones generales. Eso, o cuando se acabe el combustible del Falcon o haya disfrutado de todos los privilegios propios y pagados de un presidente del Gobierno en España.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar