EncuestasGente y Sociedad

Crisis de natalidad en China: los parlamentarios presentan soluciones, pero no encuentran voluntad política

Read in English

PEKÍN — Una de las propuestas eliminará las sanciones financieras por los bebés nacidos fuera del matrimonio. Otra reduciría la edad legal para casarse. Otras prohibirían la discriminación laboral contra de las madres  y ofrecerían o expandirían la licencia de paternidad.

La sesión legislativa anual de China —la Asamblea Popular Nacional— suele ser un evento formal que tiene el objetivo de engrandecer al gobierno del Partido Comunista. Este año, sin embargo, ha producido una oleada de propuestas para lidiar con lo que expertos y funcionarios ahora reconocen como una crisis demográfica amenazadora causada por el pronunciado declive en la tasa de natalidad del país.

Las ideas que ahora están en boca de funcionarios, empresarios y otros actores regionales reflejan cuán profunda es la preocupación en torno a este problema, pero también el hecho de que aún no hay un consenso claro sobre qué debería hacer el gobierno al respecto.

Una diputada, Huang Xihua, incluso llegó a proponer una enmienda a la constitución con el fin de eliminar todas las restricciones a la planificación familiar, tristemente célebres por prohibir –hasta 2016– que las familias chinas tuvieran más de un hijo.

“La razón por la que tantos diputados están presentando propuestas es que la tasa de natalidad ha disminuido durante dos años consecutivos”, dijo en una entrevista telefónica He Yafu, un demógrafo y autor de un libro sobre el impacto de los controles a la población china, quien le ayudó a Huang a escribir su propuesta. “Ya no hay razones para limitar los nacimientos”.

Al menos hasta ahora, el gobierno no ha dado señales de querer renunciar a su enfoque de mano dura en cuanto a las políticas sociales ni a la inmensa burocracia que aún aplica leyes de planificación familiar.

Durante más de tres décadas, China implementó con severidad su política de hijo único e impuso multas y, en algunos casos, abortos y esterilizaciones. El gobierno cedió recién en 2016, luego de que expertos previeron los problemas demográficos que el país sufre actualmente.

Hoy en día, casi todas las familias pueden tener dos hijos, pero la explosión de natalidad que se esperaba nunca sucedió. En los últimos dos años, los nacimientos han disminuido de manera vertiginosa, con una reducción del 12 por ciento en 2018. Esta tendencia ha suscitado advertencias cada vez más graves de que China se enfrenta a una población que envejece día con día y a una fuerza laboral menguante que deberá mantenerla durante las próximas décadas.

Puede que el debate en el congreso sea una señal de que se avecinan cambios en los próximos meses. Algunas de las propuestas podrían servir como pruebas experimentales para evaluar o moldear la opinión pública, particularmente en torno a temas delicados como el matrimonio y la igualdad de género.

La propuesta que ha captado más la atención fuera del Gran Salón del Pueblo, donde se celebra el congreso, busca eliminar las restricciones legales a los niños nacidos fuera del matrimonio. Aunque nominalmente la ley en China les otorga a los hijos de madres solteras los mismos derechos que a los demás, las madres pueden estar sujetas a multas u otras sanciones.

Por ejemplo, en muchas provincias, un niño puede recibir un permiso de residencia —conocido como hukou— solo si el matrimonio de sus padres está registrado. En otras, se les solicita a los padres solteros que paguen una cuota de “mantenimiento social” para cubrir el costo de los servicios públicos que recibe su hijo —básicamente, un impuesto—. Ha habido casos en los que madres solteras han sido despedidas de sus trabajos, según destacó el mes pasado el canal de noticias chino Caixin con base en una encuesta sobre políticas regionales.

La Asamblea Popular Nacional de China típicamente sirve para engrandecer el poder del Partido Comunista, pero este año ha producido una serie de propuestas para abordar una crisis demográfica en ciernes. Credit Andy Wong/Associated Press

En una sociedad conservadora como la china, las madres solteras siguen siendo blanco de estigma, aunque quizá menos que antes. Un cambio en la ley también podría afectar a las mujeres solteras que deciden tener hijos por su cuenta mediante la inseminación artificial, ya sea en China o en el extranjero. La propuesta de Huang eliminaría todas las limitaciones legales a esta práctica.

“Darles un hukou a los niños nacidos fuera del matrimonio no es una forma de motivar la maternidad en la soltería”, dijo Huang en una videoentrevista para un sitio web chino, “sino de proteger sus derechos”.

Una de las partidarias más fervientes de la propuesta de Huang es Zou Xiaoqi, contadora en Shanghái que dio a luz a su hijo hace dos años. Cuando se embarazó, tenía 41 años, no estaba casada y no tenía intenciones de tener un hijo. “Antes no me gustaban mucho los niños”, admitió, “pero sentí que no podía renunciar a él”.

Durante su embarazo, descubrió que las autoridades locales no le darían prestaciones por maternidad, que incluyen el costo del cuidado prenatal y el salario de la madre durante los seis meses de incapacidad. Demandó al consejo local de planificación familiar y al departamento de servicios sociales pero perdió.

“El estigma todavía es muy fuerte, especialmente en algunas ciudades más pequeñas o en áreas rurales”, afirmó. “Esas madres no tienen el valor de pelear por sus propios derechos”, dijo en referencia a las madres solteras.

Si bien el órgano legislativo, en gran medida ceremonial, es el que ratifica en última instancia las nuevas leyes, los ministerios gubernamentales son los que las redactan y las presentan a los diputados para que las aprueben, por lo general, luego de meses o años de consideración. Aún está por verse cuál de las propuestas implementará el gobierno, si es que acepta alguna. Huang, por ejemplo, ya antes ha presentado propuestas y no ha obtenido resultados.

Otras propuestas se han enfocado en ofrecer incentivos a las familias con hijos, por medio de exenciones fiscales, subsidios o un gasto gubernamental mayor en escuelas y servicios.

Yao Jinbo, el director general de 58.com, un sitio en línea para consumidores minoristas, propuso un aumento a las prestaciones de subsistencia para las familias que eligen tener un segundo hijo.

Otro ejecutivo, Ding Lieming de Betta Pharmaceuticals, propuso reducir la edad legal para el matrimonio, del límite actual de 22 años a los 20 para los hombres y de los 20 años a los 18 para las mujeres. Al menos dos delegados sugirieron leyes para ofrecer licencia por paternidad “para motivar a los padres a compartir las responsabilidades familiares”, según lo explicó uno de ellos, Ke Jianhua.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar