DictaduraEconomíaPolíticaRelaciones internacionales

EE UU restringe los viajes culturales a Cuba y las visitas con barcos privados

El Departamento del Tesoro asegura que se trata de mantener "los dólares americanos fuera de las manos de los militares cubanos, el espionaje y los servicios secretos”

El Departamento del Tesoro y Comercio de Estados Unidos ha anunciado este martes a través de su cuenta de Twitter nuevas enmiendas respecto a la ya dura política de Donald Trump con Cuba. Según el responsable del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, se trata de aplicar cambios a las sanciones existentes contra Cuba con el objetivo de mantener “los dólares americanos fuera de las manos de los militares cubanos, el espionaje y los servicios secretos”.

“Esta Administración ha tomado una decisión estratégica para revertir la relajación de las sanciones y otras restricciones sobre el régimen cubano”, ha explicado Mnuchin, que informó de que los cambios entrarán en vigor a partir de mañana miércoles día 5 de junio. En una nueva vuelta de tuerca en el endurecimiento del embargo contra la isla caribeña, el Tesoro arremete ahora contra el programa conocido en inglés como People to people y que permitía la visita de miles de estadounidenses a Cuba tras el deshielo iniciado en 2014 por Barack Obama con su entonces homólogo, Raúl Castro.

Según Mnuchin, a partir de mañana miércoles se restringirán los viajes culturales de ciudadanos norteamericanos a la isla, así como las visitas con barcos y aviones privados o comerciales. Esta estrategia de la Casa Blanca de asfixiar al régimen cubano, al que no considera un problema aislado sino una fuente de oxígeno para el chavismo venezolano mantenido por la inteligencia cubana, supone un mazazo para la economía de Cuba. Se ha hecho una sola excepción a la norma, ya que se permitirán aquellos viajes educativos en esa categoría People to people siempre que la compra de un pasaje aéreo o la reserva de un hotel se haya hecho antes del 5 de junio.

El anuncio del Tesoro no ha tomado a nadie por sorpresa, ya que el pasado mes de abril, el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, avanzó en Miami durante el aniversario de la invasión de Bahía Cochinos que se impondrían nuevas restricciones a las remesas de dinero enviadas a la isla, nuevas limitaciones a los viajes de no familiares y otras medidas para evitar que La Habana sortee las sanciones y logre acceder a divisas.

“Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental, proporcionando una plataforma comunista en la región y apoyando a adversarios estadounidenses en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad, socavar el Estado de derecho y suprimir los procesos democráticos”, dijo Mnuchin al anunciar las medidas.

El Departamento de Estado se sumó a través de un comunicado al Tesoro y aseguraba que las acciones tomadas son un paso más en considerar al régimen de Cuba responsable de la represión de su pueblo, de interferir en Venezuela y de su papel directo en la crisis provocada por Nicolás Maduro. “A pesar de la amplia condena internacional, Maduro sigue socavando las instituciones de su país y subvertiendo el derecho del pueblo venezolano a su autodeterminación”.

La diplomacia norteamericana ha apuntado que las sanciones que se van a imponer están directamente unidas a la industria del turismo. “Un turismo encubierto ha servido para llenar los bolsillos de los militares cubanos que son los que apoyan a Nicolás Maduro y reprimen a la gente de la isla”, finaliza el comunicado del Departamento de Estado.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar