DeclaracionesDemocracia y PolíticaEleccionesRelaciones internacionales

El Parlamento Europeo confirma a Von der Leyen como presidenta de la Comisión en una ajustada votación

La candidata del Partido Popular Europeo, militante de la Unión Demócrata Cristiana (CDU, Alemania) obtiene el respaldo de 383 eurodiputados, de un total de 747

Ursula von der Leyen (Bruselas, 60 años) será la nueva presidenta de la Comisión Europea a partir del próximo 1 de noviembre, cuando suceda a Jean-Claude Juncker, tras obtener el respaldo de 383 eurodiputados (de un total de 747). La candidata del Partido Popular Europeo (PPE) ha logrado ganarse este martes el respeto y la comprensión de una mayoría del Parlamento Europeo con un apasionado discurso —en el que ha subrayado el cariz social, medioambiental y feminista que piensa imprimir a su mandato— como candidata a presidir la Comisión Europea.

Tras su intervención en el debate de la mañana de este martes, la investidura de la alemana seguía pendiente de la decisión del grupo liberal, de los conservadores euroescépticos y, sobre todo, de los socialistas, donde la delegación alemana lidera a los partidarios de rechazar a la candidata. Ninguno de los tres grupos, cuyos escaños podían resultar imprescindibles para que la candidata del PPE se alzara con la presidencia, había concretado el sentido del voto tras la intervención de la todavía ministra alemana de Defensa. Pero las reacciones a las palabras de Von der Leyen han sido muy positivas y tras su intervención, los avances hacia la mayoría absoluta (374 votos) parecían tener el viento en popa. Poco antes de comenzar la votación, los grupos socialista y liberal alabaron la candidatura de la alemana.

Von der Leyen ha realizado una vibrante intervención, cargada de promesas destinadas a colmar la mayoría de las demandas planteadas por los socialistas (S&D) y por los liberales (Renovar Europa). Su intervención ha ido incluso más lejos de las cartas que remitió este lunes a ambos grupos en las que respondía favorablemente a buena parte de las exigencias que le habían planteado durante las reuniones de la semana pasada.

La política alemana ofrece, entre otras cosas, una propuesta para hacer legalmente vinculante la neutralidad en emisiones de CO2 en 2050; un plan para movilizar inversiones sostenibles de hasta un billón de euros durante la próxima década; un mecanismo de seguro de paro europeo; una conferencia sobre el futuro de Europa para establecer un vínculo más estrecho entre el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo y la presidencia de la Comisión; o un sistema de estrecha vigilancia sobre los valores democráticos y del Estado de derecho en todos los países de la UE.

Pero Von der Leyen no ha buscado solo la presentación de un programa atractivo, sino que también se ha esforzado por encarnar un tipo de liderazgo que podría encajar mejor con una sociedad del siglo XXI cada vez más sensible, al menos en parte de Europa, a la diversidad y a los valores humanitarios.

La ministra alemana ha salpicado su comparecencia de referencias personales y humanas en una clara intención de alejarse de la fría tecnocracia que a menudo rodea a las instituciones comunitarias así como de imponer, si llega al cargo, un liderazgo alejado de los patrones de macho alfa tan habituales todavía en el ámbito político y empresarial.

Defensa de la igualdad de género

«Estoy aquí gracias a todos aquellos y aquellas que han roto las barreras y las convenciones», ha señalado tras destacar que puede convertirse en la primera mujer que preside la Comisión «justo 40 años después de que Simone Veil fuera elegida como la primera presidenta del Parlamento Europeo». Y tras rendir tributo a quienes han construido una Europa unida y en paz, ha asegurado: «Esta convicción europea me ha guiado a lo largo de toda mi carrera, como madre, como doctora, como política».

Von der Leyen ha aludido a la Europa que desea para sus hijos, a la trayectoria de su padre, que ejerció como alto cargo en la Comisión Europea, y a una trayectoria política marcada, entre otras cosas, por una férrea defensa de la presencia de la mujer en la esfera pública.

«Como madre de siete hijos sé la diferencia que hay para toda una vida si los niños tienen acceso a educación, deportes, alimentación saludable y un ambiente de cariño», ha señalado en el marco de sus promesas económicas y sociales «para crear una Unión más justa e igualitaria».

La igualdad de género se anuncia como uno de los ejes de su mandato y ha reafirmado su intención de formar una Comisión (28 miembros en total) con al menos 14 comisarias. «Si los Estados no me proponen suficientes mujeres para comisarias, no dudaré en pedirle otros nombres», ha advertido. «Desde 1958 ha habido 183 comisarios. Solo 35 eran mujeres, menos del 20%«, ha lamentado.

La intervención de Von der Leyen ha sido rematada por una sonora salva de aplausos, procedente incluso desde escaños que rechazan su nombramiento. Manfred Weber, líder del Grupo Popular y aspirante a la presidencia de la Comisión desbancado por Von der Leyen, ha sido el primero en confirmar el apoyo del PPE (182 escaños). «No vamos a reparar el daño causando un nuevo daño«, se ha resignado el eurodiputado alemán.

El pleno parlamentario ha confirmado que el grupo de los Verdes y el de Izquierda (GUE) han votado en contra de la aspirante. En la misma línea han estado los ultraderechistas de Identidad y Democracia (grupo impulsado por Matteo Salvini y Marine Le Pen). Los italianos del Movimiento 5 Estrellas (en el grupo mixto) habían anunciado que votarían a favor de Von der Leyen. Y en el grupo de los conservadores euroescépticos (ECR), los polacos de Kaczynski han asegurado que deseaban respaldar a la alemana pero se resistían porque se les ha privado de la presidencia de una comisión parlamentaria.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar