DemocraciaDemocracia y PolíticaEleccionesPolítica

España: González y Aznar, juntos contra Pablo Iglesias

14539199137313Aznar: Podemos es una «amenaza» para la democracia

Arriba o abajo, en la montaña o en el valle, Podemos tiene el don milagroso de unir a quienes nunca pudieron ni verse. Felipe González y José María Aznar,protagonistas de la batalla política más cruenta de la aún joven democracia española, han unido sus esfuerzos para frenar a Pablo Iglesias.

Ambos gobernantes tienen los pelos como escarpias ante la posibilidad de que España caiga en las manos del populismo latinoamericano y se convierta en el escenario donde Iñigo Errejón -con esa carita de bueno- pueda poner en práctica las tesis revolucionarias del tal Laclau. Los dos ex presidentes, a quienes ni siquiera el protocolo logró sentar juntos durante años, andan seriamente preocupados, tanto por la nación que algún día presidieron como por el presente y el futuro de los partidos que algún día lideraron.

Desde que apareció en escena este Pablo Iglesias que quería ser como Felipe González, el ex presidente socialista no da crédito. El hombre que todo lo podía ha hecho todo lo posible para frenar el crecimiento de esta criatura que atormenta al PSOE, utilizando su autoridad moral y política ante una cierta aristocracia intelectual de izquierdas y su enorme predicamento en el establishment.

Hasta ahí todo normal. Los socialistas de toda la vida siempre adoraron a Felipe González, incluso cuando los votantes dejaron de hacerlo y le dieron la espalda. Lo que diga el ex presidente va a misa.

Lo extraordinario de esta hora de España es que el PP -y sus alrededores- también le han puesto un altar al ex líder socialista. Hasta allí peregrinan todos a pedirle al santo que frene la mano de Pedro Sánchez para que no cometa el crimen de Estado de pactar con Podemos. Así, creen, podrá salvarse España y de paso también Mariano Rajoy. En el fondo, el PP siempre quiso tener como presidente a un Felipe González y no lo encontró.

Se tuvo que conformar con José María Aznar, que tampoco fue manco como líder. Y hasta le ganó un debate y unas elecciones en el 96, cosa que al ex líder socialista le golpeó en su autoestima. No podía entender cómo Aznar -cero carisma, «patriota de hojalata»– le pudo birlar el voto y la confianza de los españoles.

Las hostilidades del pasado han quedado olvidadas ante un bien mayor, que es el de frenar a Podemos. Felipe González ha dejado que otros digan que él quiere que el PSOE permita con su abstención un Gobierno del PP y Ciudadanos. José María Aznar dice que Podemos es una «amenaza» para la democracia española.

El primer asunto es si Felipe González y José María Aznar tienen el predicamento que ellos creen tener todavía en la política española. El segundo asunto es si los socialistas estarán muy contentos con que el PP haya acogido en su seno a González, usándolo como arma arrojadiza. Y el tercer asunto es que Aznar puede sentirse razonablemente celoso al ver que su partido le hace más cariños a González que a él, que es el presidente de honor.

Etiquetas

Un comentario

  1. Preocupados por España estamos todos luego de ver como el chavismo ha destruido a Venezuela

Cerrar
Cerrar