CorrupciónDemocracia y PolíticaÉtica y MoralJusticia

Feijóo: «La obligación del PP es proteger la democracia, la independencia judicial y la libertad de prensa»

En su entrevista con El Debate, el líder de los populares proclama que hoy la única política de Estado en España es la del PP y lamenta que el PSOE esté reducido a «un partido a disposición de su amo»

Alberto Núñez Feijóo, en otro momento de la entrevista

 

El presidente del PP recibe a El Debate en el último fin de semana de la campaña catalana y después del amago de dimisión de Pedro Sánchez, que ha devenido en una campaña contra los jueces y la prensa no afín más propia, según Feijóo, de «largas noches de piedra que vivió España en pretéritas décadas».

——

-Si el PP tiene tan claro que ha habido conflicto de intereses por parte del presidente y tráfico de influencias por la de su mujer, ¿por qué no han acudido a los tribunales?

-Los partidos debemos distinguir entre las personas que están fuera de la política y las que están en política. La responsabilidad no es de aquellas personas que hacen algo fuera de la política, sino de las personas que lo consienten dentro de la política. Lo que es grave es que Sánchez presuntamente ha consentido un conflicto de intereses. Creo que estoy haciendo lo que tengo que hacer y creo que debo seguir haciéndolo, que es practicar una política distinta a la del señor Sánchez. Ha creado una comisión de ocultación en el Congreso y ha intentado implicar al PP, ha citado a presidente de comunidades del PP y además ha citado a mi hermana, a un hermano de mi pareja, les ha pedido la declaración de la renta. Yo no he hecho nada de eso, porque si no sería un Sánchez más.

-Entonces está descartando definitivamente llamar a declarar a la mujer del presidente a la comisión de investigación del Senado.

-Yo no quiero llamar a la señora del presidente del Gobierno. Yo quiero que el presidente nos dé explicaciones. No las ha dado y vamos a seguir insistiendo. Hemos pedido una comparecencia en el Congreso para que yo, como jefe de la oposición, pueda intervenir. Si no, tendrá que comparecer en el Senado. Si en el Senado tampoco da explicaciones, le pediremos documentación e información en la comisión de investigación. Ahora hay unas diligencias previas en un juzgado. Que el juez decida o no investigar a la señora del presidente del Gobierno es una decisión que le corresponde exclusivamente a él.

No sé si vamos a tener más informaciones, no sé si va a haber alguna otra actuación judicial, pero reitero: la responsabilidad política es del presidente del Gobierno. Si su mujer puede estar incursa en alguna conducta ilícita, eso le corresponde determinarlo a los jueces. A quienes corresponde determinar la responsabilidad política del presidente es a las cámaras y por eso estamos distinguiendo.

-¿Qué opina de la campaña del Gobierno contra los jueces y la prensa no afín?

-El presidente del Gobierno se cree que es la medida de todas las cosas y quiere un país a su medida. Y dentro no caben críticas. Ahora pretende que ustedes no informen de lo que la Audiencia Nacional y un juzgado de instrucción están investigando y que los jueces no hagan su trabajo y no investiguen. Lo que pretende es tapar, es ocultar sus problemas. Los problemas de un sumario que lleva dos años investigando una trama presuntamente corrupta, que no se sepa nada de qué tenía en sus móviles y quién ha captado esa información y cómo ha influido en la política exterior de España y que no se sepa nada de las actividades comerciales de su mujer con empresas que han resultado adjudicatarias de contratos públicos.

Es un mensaje para que la prensa se ande con cuidado y para que los jueces no sean «fachas con toga», como dicen sus altavoces en el Congreso. Espero que la prensa de mi país siga teniendo la misma determinación y la misma valentía que ha tenido desde el inicio de la democracia hasta ahora, y que los jueces sigan haciendo su trabajo. Aunque su trabajo sea investigar al Gobierno, al partido del Gobierno y al entorno de Sánchez.

Todo lo que está ocurriendo hemos de denunciarlo. Parece que nuestra obsesión es erosionar al Gobierno. No, nuestra obsesión es evitar que el Gobierno erosione nuestro país. Nuestra obligación es proteger la democracia de nuestro país. Proteger la independencia judicial, la libertad de expresión, la libertad de prensa y apostar por la democracia en nuestro país.

-La ley de amnistía volverá al Congreso en un par de semanas para su aprobación definitiva. ¿El PP finalmente presentará recurso de inconstitucionalidad, pese a las dudas que han expresado sobre su imparcialidad, o acudirá directamente a la Justicia europea?

-Nosotros seguimos pensando, y mucho más después de ver los informes contundentes del CGPJ y de los letrados del Senado, que esta ley es inconstitucional. Hay 16 supuestos de inconstitucionalidad de acuerdo con los informes de los letrados del Senado. Esto lo hemos puesto en conocimiento del Congreso. El Congreso no se ha reunido para poder votar si estamos o no de acuerdo con el informe de los letrados del Senado. Lo ha decidido la presidenta del Congreso unilateralmente. El grupo mayoritario en el Senado va a vetar la ley. No la vamos a enmendar porque en nuestra opinión es inconstitucional en su totalidad. La vamos a vetar y remitir al Congreso tal cual.

A partir de ahí se abre una vía jurisdiccional y se abre una vía constitucional. Tenemos muchas más garantías en la vía jurisdiccional, porque en el Supremo los magistrados no están puestos por el Gobierno. En el Tribunal Constitucional sí. Tenemos mucha más confianza en la imparcialidad y en la objetividad del Tribunal Supremo y tenemos esperanzas de que el Tribunal Superior de Justicia de la UE contraste esta ley con el Estado de Derecho consagrado en los tratados europeos. Creemos más en la vía jurisdiccional que en la constitucional. Pero por responsabilidad vamos a ejercer nuestro derecho y en el plazo que señale la ley presentaremos un recurso de inconstitucionalidad. Ahora, nuestra confianza en el actual Constitucional, en lo que se refiere a la ley de amnistía, es muy limitada.

-¿Asume que su propuesta para que la UE mediara en la renovación del CGPJ ha fracasado o va camino de ello?

-El PP sigue sentado ante la Comisión Europea porque entendemos por responsabilidad que nos corresponde. Siempre se ha renovado el CGPJ desde hace 40 años, salvo con Sánchez. Con Sánchez, que ocupa las instituciones y no distingue entre el Gobierno y las instituciones del Estado, hay problemas. Tenemos un planteamiento muy sencillo: profundicemos en la independencia del Poder Judicial. Nada más. ¿Por qué el Gobierno no quiere?, ¿cuál es el motivo? Nuestro objetivo es preservar la independencia del Poder Judicial. En la carta teatrillo de Sánchez iba un enorme misil contra la independencia judicial, acompañada de una encuesta del CIS sobre si la Justicia en España es independiente o no. Sánchez está rompiendo todos los límites de la ética, de la división de poderes y deteriorando nuestra democracia.

-¿Hay que reformar el CIS o cerrarlo?

El CIS, con carácter general, ha cumplido sus funciones. Ha sido un organismo que tenía prestigio y no ha sido objeto de polémica. Lo que pasa es que este CIS no es el CIS, sino las encuestas que se complementan con las de Ferraz para que Sánchez tome decisiones. Este CIS es una manipulación constante y continua de la opinión y de la demoscopia. Lo lleva un militante del PSOE. El Gobierno pretende que haya 48 millones de Tezanos en España y no es así. No sé qué haremos definitivamente con el CIS, pero si gobernamos el CIS de Tezanos se acabó. Y habrá un director del CIS que nadie dude de su profesionalidad, competencia e independencia.

Estos son los parámetros en los que queremos trabajar, volver a la política de Estado. Y hoy, ni en Cataluña ni en el conjunto de España el PSOE es un partido de Estado. Ha dimitido de su responsabilidad y el PSOE es simplemente un partido a disposición de su amo. Y utilizo lo del amo porque es como lo definen en el PSOE (en alusión al «es el puto amo» con el que Óscar Puente se refirió al presidente).

-¿Qué es ser decisivo en Cataluña para el PP?, ¿Un Gobierno de Salvador Illa que dependa del PP y no de los independentistas?

-Esto no va de lo que decida Illa, esto va de lo que necesite Sánchez. El PSOE no tiene ningún plan para Cataluña. El PSOE tiene un plan para que Sánchez siga siendo presidente del Gobierno y para eso necesita los votos independentistas en el Congreso de los Diputados. El independentismo necesita proseguir con la matraca del procés. Y Sánchez necesita resucitar el procés para que el independentismo le siga apoyando tanto.

Si sumamos los votos, multiplicaremos los escaños. Si dividimos el voto puede pasar como en las elecciones generales. El plan del PSC es que Sánchez siga en Moncloa y el plan de los separatistas es reactivar el procés. El PSC ha pactado más con los independentistas en ayuntamientos y diputaciones que los independentistas entre sí. En este momento, el PSC es un partido sucedáneo del separatismo que necesita un acuerdo con ellos para mantener a su jefe, el señor Sánchez, en un Gobierno inestable.

Entonces, ¿qué papel juega el PP si tan claro tiene que Illa ya ha elegido a sus compañeros de viaje?

-En mi opinión sí, pero eso no significa que no sigamos luchando. Un buen resultado del PP catalán no es conseguir la meta, pero es hacer un gran avance en el camino adecuado. En el Ayuntamiento de Barcelona gobierna el PSC porque nosotros no le dimos el Ayuntamiento a los separatistas. Pero si usted me pregunta ¿cree que Illa va a gobernar en el supuesto de que pudiese pactar con el PP y obtuviese la mayoría? El señor Illa es una persona de buen talante, pero de escasa palabra. No tiene autoridad para tomar esas decisiones.

-En lo que del PP dependa, ¿Carles Puigdemont no será presidente de Cataluña?

-Puigdemont no puede ser presidente porque tiene asuntos pendientes con la Justicia y para nosotros es determinante. La prueba es que nosotros no aceptamos la propuesta que nos hizo llegar el partido de Puigdemont a cambio de la Presidencia del Gobierno de España. Yo no he negado que Junts nos mandó un mensaje cuando fue mi investidura de que si aceptábamos la ley de amnistía estaban dispuestos a votar favorablemente o abstenerse. Y dijimos que no. Si hemos renunciado a la Presidencia del Gobierno de España por respeto a la ley y por principios morales y éticos, lo lógico es que no hiciéramos lo contrario en el supuesto de que Puigdemont pudiera ser presidente gracias a nuestros votos.

-¿Tiene alguna esperanza de que vuelva la antigua Convergència o vuelva aquel PNV con el que el PP pactaba?

-Yo no pierdo la fe en que mi país vuelva a políticas de Estado y en que cuando Sánchez se vaya el PSOE vuelva a ser un partido de Estado. Pero tampoco soy tan ingenuo para pensar que mientras Sánchez esté pueda ser el PSOE un partido de Estado. Tampoco pierdo la esperanza de que los partidos nacionalistas vuelvan a la ley. Podrán discrepar de ella, pero que la cumplan. Pero tampoco soy tan ingenuo como para decirle que, mientras los actuales responsables de los partidos separatistas catalanes sigan, no va a ser posible.

-Ursula von der Leyen se ha abierto recientemente a pactos entre el PP europeo y el grupo del que forma parte Vox tras las elecciones europeas. ¿Será posible ver en la UE un modelo de colaboración como lo hay en los gobiernos de Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura…?

-Creo que es pronto para hablar de eso. Vamos a hacer las elecciones europeas y a intentar convencer a los europeos de que es necesario que Europa vuelva a arrancar, mejore su competitividad. Yo espero que el PP europeo siga siendo el primer partido de Europa y, para eso, el PP español y la CDU alemana sean determinantes, junto con Polonia, en el éxito y en los resultados del PP europeo en su conjunto. Después veremos lo que vamos a hacer.

-Estar hablando constantemente de un Gobierno con pies de barro que se va a desplomar pasado mañana, ¿no crea ansiedad al electorado de centro derecha?

-Lo que le crea ansiedad al electorado es la situación de España. Yo lo que intento trasladar a los ciudadanos de mi país es que hay una alternativa viva. Mientras Sánchez sea útil al separatismo y el separatismo puede hacer negocio con Sánchez, vamos a tener Sánchez durante un tiempo más. Lo cual no significa que nosotros vayamos día a día intentando describir la situación, haciendo más que una crítica, una crónica de la realidad y defendiendo nuestro país. Porque si el PP no defiende nuestro país, ¿quién lo va a hacer? Hoy por hoy, la única política de Estado que se practica en España es la del PP.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba