EconomíaÉtica y MoralGente y SociedadLibrosOtros temasReligiónSalud

Francisco: «Los países con mujeres como presidentas reaccionaron mejor y más rápido que otros a la pandemia»

El Papa aborda aspectos espirituales, sociales, económicos y políticos de la pandemia en un libro publicado por su principal biógrafo Austen Ivereigh

Este nuevo libro del Papa es continuación de la entrevista con Austen Ivereigh sobre la pandemia, realizada durante el confinamiento y publicada en exclusiva española en ABC el pasado 8 de abril.

El principal biógrafo de Francisco –«El gran reformador» (2015) y «Wounded Shepherd» (2019)- ha continuado dialogando con el Papa sobre los aspectos espirituales, sociales, económicos y políticos de la pandemia, con la mirada puesta en el tipo de mundo deseable para después de la pesadilla.

Francisco revela el impacto de tres «situaciones Covid» previas en su propia vida, al tiempo que estructura su análisis y sus propuestas en «Soñemos Juntos. El camino a un futuro mejor» (Plaza Janés). Estos son algunos párrafos del libro.

«Momento Noé»

«La pandemia del Covid-19 es nuestro «momento Noé», siempre y cuando encontremos el Arca de los lazos que nos unen, de la caridad, de la común pertenencia. La historia de Noé en el Génesis no habla solo de cómo Dios ofreció una salida de la destrucción; habla también de todo lo que pasó después. La regeneración de la sociedad humana implicó volver a respetar los límites, frenar la carrera por la riqueza y el poder, cuidar de aquellos que viven en la periferia».

«Situaciones Covid»

«Tuve tres ‘situaciones Covid’ en mi propia vida: la enfermedad, Alemania y Córdoba (Argentina). Cuando a los veintiún años me enfermé con algo grave, tuve mi primera experiencia con el límite, con el dolor y la soledad. Me cambiaron las pautas. Durante meses, no sabía quién era y si me moría o no. Ni los médicos sabían si iba a sobrevivir. Me acuerdo de que un día le pregunte a mi madre, abrazándola, si me iba a morir. Estaba cursando el segundo año del seminario diocesano en Buenos Aires».

Recuerdos de su confinamiento en Córdoba

«Lo que me impresiona hoy, viendo aquello, son tres cosas en particular. Primero, la capacidad de oración que se me regaló. Segundo, las tentaciones que experimente. Y tercero —y es la cosa más extraña— cómo se me ocurrió leer los treinta y siete tomos de la Historia de los papas de Ludwig Pastor. Se me podría haber ocurrido leer una novela, o algo más interesante. Desde donde estoy ahora, me pregunto por qué Dios me habrá inspirado a leer eso en aquel momento. El Señor me preparó con esa vacuna. Una vez que conoces esa historia, no hay mucho de lo que pase en la curia romana y en la Iglesia de hoy que pueda sorprenderte. ¡Me ha servido mucho!».

¿Adaptaremos la economía a la gente?

«Algo parecido pasó después de la crisis financiera de 2008, cuando los gobiernos gastaron miles de millones de dólares para rescatar a los bancos y las entidades financieras, y la gente tuvo que bancarse una década de austeridad. Esta vez no podemos cometer el mismo error. Si las opciones son salvar vidas o salvar el sistema financiero, ¿qué vamos a elegir? Y, si vamos de camino a una recesión global, ¿adaptaremos la economía a las necesidades de la gente y la creación o los seguiremos sacrificando para mantener el statu quo? Para mí está claro: tenemos que rediseñar la economía para que ofrezca a todas las personas una vida digna, a la vez que proteja y regenere la naturaleza».

Las mujeres al frente

«Los países con mujeres como presidentas o primeras ministras reaccionaron, en términos generales, mejor y más rápido que otros a la pandemia, tomando decisiones con celeridad y comunicándolas con empatía (…) En particular, pienso en mujeres economistas cuya mirada innovadora resulta especialmente oportuna para esta crisis. Su llamado a una reestructuración de los patrones que usamos para gestionar la economía está captando la atención. Su perspectiva nace de su experiencia práctica de la economía ‘real’, que según ellas les ha abierto los ojos a lo inadecuado de las teorías económicas corrientes».

Interconectados pero más divididos

«La pandemia expuso la paradoja de que, si bien estamos más interconectados, estamos también más divididos. La fiebre del consumismo rompe los vínculos de pertenencia. Nos hace centrar en la autoconservación y aumenta el estado de ansiedad. Al exacerbarse nuestros temores, son fácilmente explotados por una política populista que busca ganar poder sobre la sociedad».

 

Portada del libro

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar