CulturaEntrevistasHistoriaLibros

Isabel San Sebastián: «Alfonso Guerra parece ahora Churchill. Habla como un estadista de primera»

Santiago de Chile, 1959. Soy periodista y escritora, columnista de ‘ABC’ y colaboro en radio y televisión. Publico mi nueva novela, ‘Las campanas de Santiago’ (Plaza & Janés). Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña

 

================

 

XLSemanal. Un viaje en el tiempo a la Reconquista, de la mano de Almanzor.
Isabel San Sebastián. Sí, fue el momento de máximo esplendor para el imperio musulmán y de máximo acoso para los reinos cristianos.
XL. Almanzor arrasó la catedral de Santiago y se llevó las campanas a la mezquita de Córdoba para convertirlas en lámparas.
I.S.S. Esa es la base de la novela. Para los musulmanes, ninguna voz podía ser más alta que la del almuédano, que representaba a Alá. Y las campanas de Santiago –voz del primer abanderado de la causa cristiana– proyectaban la voz de Dios mucho más lejos. Eran un trofeo de valor incalculable para los sarracenos.
XL. Y aprovecha para ajustar cuentas pendientes que el lector ha de descifrar.

 

 

I.S.S. Siempre lo hago [ríe]. En este caso, con la historia que nos han contado de que los buenos y los cultos fueron los musulmanes, y los bárbaros, los cristianos del norte… Es mentira. 
 

 

XL. Oiga, es ya una experta en torturas. Creíamos haberlo visto todo con Gengis Kan, y nos muestra el terror de Almanzor.

 

 

I.S.S. Es que fue un personaje de una brutalidad despiadada. Cautivó a cientos de miles de cristianos en sus campañas por toda España, para alimentar sus mercados de esclavos, tras infligirles las más salvajes atrocidades.

 

XL. Sorprende que, ahora que se derriban tantas estatuas de esclavistas, la de Almanzor siga en una plaza de Algeciras. 
 

 

I.S.S. ¡Por exigencia de Podemos! Esa estatua estaba bien guardada en un depósito y, en 2017, Podemos protagonizó una campaña para exigir que se restableciera en su pedestal. Tendrán que explicarnos ellos por qué son tan admiradores de Almanzor.

 

 

Isabel San Sebastián: "Alfonso Guerra parece ahora Churchill. Habla como un estadista de primera"
XL. Ha escrito: «Cuanto más conozco la política, más me alegro de no haberme integrado en ningún partido».
I.S.S. Me lo han ofrecido varias veces y solo una vez me sentí tentada, pero el consejo de un buen amigo me disuadió. La política de partido es totalmente incompatible conmigo, que soy por naturaleza indisciplinada para acatar órdenes que no comparto. La política española solo valora la sumisión, la obediencia ciega, la adulación y el peloteo. Esto es rigurosamente cierto.
XL. ¿Le parecen ahora buenos los políticos que criticó en su día?
I.S.S. Felipe, desde luego; Zapatero, imposible; Rajoy, tengo mis dudas; pero el que últimamente parece Winston Churchill es Alfonso Guerra, sus intervenciones son de un hombre de Estado con mayúsculas, de un estadista de primera.

 

 

Desayuno: no sin mis calorías

Isabel San Sebastián: "Alfonso Guerra parece ahora Churchill. Habla como un estadista de primera" 1

«Tomo un poco de pan normal de barra con mantequilla y mermelada de fresa, ¡con todas sus calorías! Una pieza de fruta y café con leche».

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar