Ética y MoralPolíticaViolencia

«Kristi, cariño, lo entiendo perfectamente», por Cruella De Vil

¡Los desgraciados sabuesos se lo merecen! (iStock )

KRISTI NOEM ES LA ACTUAL GOBERNADORA REPUBLICANA DE DAKOTA DEL SUR, MENCIONADA ENTRE LOS POSIBLES ASPIRANTES A VICEPRESIDENTE DEL CANDIDATO DONALD TRUMP. ACABA DE PUBLICAR UN LIBRO DE MEMORIAS DONDE RECONOCE HABER MATADO A SANGRE FRÍA A UN CACHORRO DE 14 MESES…

 

Kristi, querida, te entiendo perfectamente. ¡Matas a un mísero cachorro maleducado y todo el mundo se apresura a juzgarte! ¡Dios no permita que una mujer haga algo!

Es un mundo cruel, ¡un mundo cruel, querida! ¡Miserable! ¡Asqueroso! Pero Cruella entiende. Cruella está haciendo un cheque a Kristi Noem ahora mismo. ¿Para qué cargo te presentas? ¿Gobernadora? ¿Vicepresidenta? No importa. Protejo tu espalda, una espalda que confío esté cubierta de una piel tan espléndida como tabú. Puedes contar totalmente conmigo. ¡Dí la cifra! Cualquier mujer lo suficientemente valiente como para enfrentarse a las convenciones sociales y matar a algunos cachorros es una mujer como yo. ¡Nosotras somos las verdaderas feministas, querida! No lo olvides.

¡La sociedad intenta decirnos a las mujeres que seamos pequeñas, cariño! Intenta encogernos. Dice: «¡No dispares a los cachorros! ¡Disparar a cachorros a sangre fría es para asesinos en serie! ¡Trabajo de hombres, trabajo de hombres, querida! Eres una fuera de serie, un león en un mar de ovejas, y por eso te consideramos loca en lugar de lo que deberíamos considerarte: ¡brillante!».

Estoy parafraseando un poco a la sociedad.

Demasiadas pocas mujeres en política son lo bastante audaces para mirar a la sociedad a la cara y decir: «Mataré cachorros, y le diré al mundo que mato cachorros». ¡Eres una visionaria! ¡Pero estas mentes pequeñas nos llaman sociópatas! Dicen que detrás de nuestros ojos y nuestros dientes, o lo que sea que esté pasando en el lugar donde deberían estar nuestros dientes, ¡hay una cantidad equivocada de alma! ¡Pero nosotros sí conocemos la realidad, cariño!

Dicen: «Si matas con displicencia a un King Charles spaniel, ¡eres lo más bajo de lo bajo!». Pequeñas mentes peatonales, que caminan por el paso de peatones mientras se ilumina la señal intermitente de paso; ¡nosotros somos los conductores que los acribillamos en nuestros chisporroteantes automóviles con chillidos de regocijo! Vemos ese techo de piel más alto y duro y nos atrevemos a atravesarlo, en pos de un glorioso pelaje de lustrosas manchas.

Amenazas a un dálmata, o a 101, y de repente todo el mundo intenta pintarte como un villano y escribir canciones pegadizas con letras malintencionadas sobre cómo te pareces a una araña esperando el momento de matar. ¡Yo mismo la tarareo, contra mi voluntad!

¡Mantén la cabeza erguida, Kristi querida! Los hombres no entienden de moda, por mucho que les cites el monólogo del jersey cerúleo de «El diablo viste de Prada». No entienden que, a diferencia de los bebés o los cachorros buenos para nada, algunas cosas tienen valor: vestirse de punta en blanco con pieles profundamente ilegales. Y si la única forma posible de conseguir esa piel es matando cachorros, pues entonces matas algunos cachorros, o haces que Jasper y Horace lo hagan. Es un mundo de perro-come-perro, y yo soy el primer perro en este escenario, querida.

¡Debes mostrarme el abrigo, querida! ¡Tengo que verlo! ¡Debo ver el maravilloso uso que le das a ese despreciable sabueso!

¿No hay abrigo? Pero… no entiendo. ¿No hay abrigo? ¿Entonces por qué mataste al cachorro? ¿Cómo dices? ¿Le disparaste a un perro sólo… porque sí? ¿Qué clase de monstruo eres?

Me retracto, querida. ¡Vé que vas a hacer tú sola!

——————————————

NOTA ORIGINAL:

The Washington Post

 ‘Kristi, darling, I understand completely,’ by Cruella De Vil

 

ALEXANDRA PETRI

Kristi, darling, I understand completely. You kill a single measly ill-behaved puppy, and everyone rushes to judgment! God forbid a woman do anything!

It’s a cruel world — a cruel world, darling! Wretched! Putrid! But Cruella understands. Cruella is writing a check to Kristi Noem right now. What office are you running for? Governor? Vice president? It doesn’t matter! I have your back, a back I trust is covered in a fur as splendid as it is taboo. I am rock-solid for you. Name the figure! Any woman brave enough to fly in the face of societal convention and kill some puppies is a woman after my own heart. We are the real feminists, darling! Don’t forget it!

Society tries to tell us women to be small, darling! It tries to shrink us! It says, “Don’t shoot puppies! Shooting puppies is for serial killers! Men’s work, men’s work, darling! You’re an outlier, a lion in a sea of sheep, and so we call you mad instead of what we ought to call you: brilliant!”

I am paraphrasing society a little.

Too few women in politics are bold enough to look society in the face and say, “No. I will kill puppies, and I will tell the world that I kill puppies.” You are a visionary! But these small minds call us sociopaths! They say that behind our eyes and our teeth, or whatever is going on in the place where our teeth ought to be, there is the wrong amount of soul! But we know best, darling!

They say, “If you cavalierly kill a King Charles spaniel, you are the lowest of the low!” Small, pedestrian minds, walking in the crosswalk while the flashing walk sign is illuminated; we are the drivers who mow them down in our sputtering automobiles with squeals of glee! We see that highest, hardest fur ceiling and we are bold enough to punch through it, in pursuit of a glorious coat of lustrous spots.

You threaten one Dalmatian, or 101, and suddenly everyone tries to paint you as a villain and to write catchy songs with mean-spirited lyrics about how you resemble a spider waiting for the kill. I’m humming it myself, against my will!

Hold your head high, Kristi darling! Men don’t understand fashion, no matter how often you quote the cerulean sweater monologue from “The Devil Wears Prada” to them. They don’t understand that, unlike babies, or good-for-nothing puppies, some things have value: dressing to the nines in deeply illegal fur. And if the only possible way to source such a fur is killing puppies, why, then you kill some puppies, or have Jasper and Horace do it. It’s a dog-eat-dog world, and I am the first dog in this scenario, darling.

You must show me the coat, my dear! I must see it! I must see what wonderful use you put that despicable hound to!

No coat? But — I don’t understand. No coat? Then why would you kill the puppy? I beg your pardon? You shot a dog just — because? What kind of monster are you?

I take it back, darling. You’re on your own!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba