Economía

La caída del consumo en el tercer trimestre anticipa la recesión este año

Son varios los organismos económicos que apuntan a una contracción del PIB ya en el tercer trimestre. El resto asume que ocurrirá en el cuarto, anticipando una recesión a finales de 2022 o principios de 2023

La caída del consumo en el tercer trimestre anticipa la recesión este año

Nadia Calviño y Pedro Sánchez

Los servicios de estudios no descartan desde principios del verano la recesión. Sin embargo, en sus previsiones intertrimestrales el consenso hasta ahora es que la caída del PIB vendrá en el cuarto trimestre y a partir de ahí es cuando podría aparecer la recesión. Pues bien, en estos momentos algunos de ellos adelantan su previsión de entrada en crecimiento negativo al tercer trimestre, lo que implica ya la entrada en recesión al final de año. Es el caso de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), de CaixaBank Research y de BBVA, entre otros.

Las proyecciones automáticas de la AIReF indican que la economía sufrirá un retroceso de tres décimas en el tercer trimestre. Además del mal desempeño del empleo, queen julio registró la primera caída de la serie histórica en un mes tradicionalmente positivo, son varios los indicadores que han contribuido en esta cifra, todos marcados por la elevada inflación. Laindustria, por ejemplo, ha sufrido una contracción como consecuencia de la caída de los pedidos y el aumento de los costes, obligando a las empresas a ajustar sus plantillas. También el sector servicios ha notado los estragos de la inflación en el consumo.

«¿Resistirá la economía española o acabará entrando en recesión? Es la pregunta del momento», según el Informe Mensual de julio-agosto de CaixaBank Research. Pues bien, su autor, Oriol Aspachs, director de Economía Española de CaixaBank, traslada a Vozpópuli que cree que España puede entrar en crecimiento negativo ya en el tercer trimestre por la caída del consumo de los hogares, un indicador que el banco ve que se resiente desde principios de septiembre y que se acompaña de la ralentización que muestra el Índice de Confianza Empresarial en lo relativo a la industria, las ventas minoristas y las ventas de las grandes empresas. «Hay mucha incertidumbre y con el debilitamiento del consumo no podemos descartar que el consumo de los hogares lleve a una caída del PIB en el tercer trimestre», explica.

El monitor que mide el consumo de tarjetas de CaixaBank mostraba unos niveles del 13% por encima de la pandemia en el segundo trimestre, que a principios de septiembre eran ya un sólo un 11% superiores, lo que unido a la inflación, cree que puede resentir el consumo en el tercer trimestre. «Esto es más pronunciado en el sector retail, con un gasto ya un 1% por debajo de la pandemia, cuando en el segundo trimestre se situaba un 6% por encima», advierte. Donde no ve cambios de tendencia de momento es en el consumo de productos de primera necesidad, en alimentación.

Sin embargo, en sentido contrapuesto, señala Aspachs, el mercado de trabajo todavía tiene buenos datos en conjunto, las cifras de empleo están en máximos históricos, aunque se aprecie cierta ralentización, y la temporada turística haya sido muy buena y todavía tiene cierto recorrido.

CaixaBank Reserach va a revisar a la baja sus previsiones el mes que viene y prevé reflejar esta situación. «A partir del tercer trimestre, el escenario será mucho más incierto y va a depender de cómo evolucione el suministro de gas y los cortes, una tensión muy difícil de predecir».

Por su parte, Equipo Económico prevé crecimiento negativo en el cuarto trimestre (-0,3%), pero en el tercero todavía espera que sea positivo en dos décimas por el empuje del turismo. José María Romero Vera, director del Área Económica e Internacional, avisa de fuerte desaceleración y advierte de que sus previsiones son mucho más pesimistas que las del resto del Panel de Funcas en lo que a la inflación se refiere, y se sitúan en línea con las del BCE, que augura que estará por encima del 4% en 2023, con un 4,6% para este servicio de expertos, desde un 9,1% este año.

En la misma línea van las proyecciones del Consejo General de Economistas. «El tercer trimestre puede cerrar todavía en positivo por la incidencia del turismo y servicios, pero en el último trimestre es posible que nos apuntemos al negativo, con continuidad en el primer trimestre de 2023″, apunta Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo.

El Gobierno niega la recesión

La posibilidad de que España entre en recesión se ha convertido en objeto de tenso debate entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición. En el debate en el Senado la semana pasada, Pedro Sánchez le recriminó: «Los principales servicios económicos descartan la recesión en España […] Es una temeridad», sobre una declaración de Núñez Feijóo en agosto de que «España se asoma a la recesión».

Según el presidente del Gobierno hace una semana, descarta la recesión «el consenso de previsiones del Panel de Funcas, las principales instituciones financieras y económicas de nuestro país, absolutamente independientes. Lo que dice es una temeridad y daña los fundamentos de la economía española».

El Panel no preveía entonces una recesión en términos técnicos, es decir, dos trimestres con crecimiento cero o una fuerte caída. Sin embargo, varios de sus integrantes sí habían declarado ya entonces que no descartaban una recesión en España y algunos incluso la habían fechado. Es el caso de BBVA Research quien apuntó en julio a una posible recesión en elprimer trimestre de 2023.

Pero es que la propia Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) alertó el 18 de julio de una «fuerte desaceleración» tras el verano y no descartaba la recesión. «Estaremos rozando la recesión», ha avisado Raymond Torres, director de Coyuntura de Funcas, sobre el final de año.

Las recriminaciones a Núñez Feijóo no evitaron que Sánchez no descartara en el Senado una recesión para la zona euro y para Alemania.

El Panel de Funcas, que aglutina a los 19 principales servicios de análisis del país, ha actualizado sus proyecciones esta misma semana y espera ahora que la economía bordee la recesión a final de año, una situación que sobre el papel se produce cuando se dan dos trimestres en negativo seguidos. En concreto, la previsión del consenso, que se actualizó este miércoles, es que tras un segundo trimestre de fuerte crecimiento trimestral en el PIB (1,1%), éste se desacelere en el tercero (apenas un 0,1%) y se produzca una contracción ya en el cuarto (-0,2%).

Pese a esto, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que capitanea Nadia Calviño también apoya la tesis de que los datos recogidos hasta el momento sobre el tercer trimestre muestran una moderación del ritmo de avance de la actividad respecto al trimestre anterior, pero siguen apuntando a un crecimiento positivo. Reconocen que el mes de julio no fue positivo en el mercado laboral, pero, en su opinión, sí lo fue agosto, con el factor estacional habitual.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba