Democracia y PolíticaDerechos humanosRelaciones internacionales

Las bardas del otro

EE1Inspira este artículo un famoso poema, que algunos acreditan a Bertolt Brecht y otros a Martin Niemöller: “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”.

La historia demuestra que la solidaridad con los desdichados no ocurre casi nunca, sólo ocurre cuando se comparte o nos vemos amenazados de compartirla.

En la época del nazismo, los europeos pensaron que sólo los judíos tendrían problemas, que no era con ellos, que los nazis eran unos locos vociferantes, pero nada más. La indiferencia costó millones de muertos y la parcial destrucción de Europa.

Los ataques terroristas contra israelíes en su propio territorio comenzaron en 1920, incluso antes de la creación del estado. Como siempre, a nadie le importaba. Los actos terroristas continúan hasta hoy, incluyendo la nueva modalidad de apuñalamiento sorpresivo. Y a nadie le importa.

Fatah fue una de las primeras organizaciones terroristas del mundo árabe dirigida por Yasser Arafat fundada en 1964. Ese mismo año, ejecuta su primer ataque terrorista en Israel.

No es hasta la segunda mitad de la década de los sesenta, que los terroristas palestinos hacen su primera incursión en Europa, el 23 de julio de 1968, con el secuestro de un avión de El-Al partiendo de Londres hacia Tel-Aviv. En septiembre de 1970 secuestraron tres aviones simultáneamente. En 1972 ocurrió el secuestro y asesinato de los deportistas israelíes que participaban en la Olimpiada de Berlín. En 1985 perpetraron atentados en Viena y Roma contra pasajeros de El-Al. Luego sobrevinieron los ataques a la embajada israelí y a la AMIA en Buenos Aires pero, como siempre, a nadie le importaba.

Esa indiferencia al fenómeno del terrorismo islámico ha sido el caldo de cultivo de la impunidad que produjeron luego los ataques en Nueva York, París, Madrid, Berlín, Moscú y, ahora, Bélgica. A continuación, una relación incompleta de atentados llevados a cabo en Europa por terroristas radicales islámicos:

Francia: El 15 de septiembre de 1974 ocurre un atentado cometido con granada de mano donde murieron dos hombres y resultaron heridas 34 personas. En diciembre de 1983 estalla una bomba en la estación de trenes de Marsella y en octubre de 1995 en las estaciones de Toulouse y Montauban. Durante enero del 2015 las bajas son de 17 personas. Durante el 13 de noviembre de 2015 más de 30 personas caen en varios ataques coordinados en París. El 20 de diciembre del 2014 un soldado francés es herido en un suburbio parisino. También en el 2014 se produce un ataque a una comisaría de policía y tres policías resultan heridos. El 21 de diciembre 2014 en Dijon un hombre atropelló e hirió a más de 11 peatones con su vehículo. Del 7al 9 de enero del 2015 cinco ataques simultáneos en los alrededores de París arrojan 17 muertos y 22 heridos. El 26 de junio 2015 en Saint-Quentin-Fallavier decapitaron a una persona en una fábrica. El 21 de noviembre de 2015 en una serie de ataques terroristas en París el saldo es de 137 muertos y 368 heridos.

España: Atentado en el restaurante El Descanso el 12 de abril de 1985, 18 muertes. El 11 de marzo del 2004 una serie de ataques terroristas en cuatro trenes de la red de cercanías de Madrid arroja un total de 193 fallecidos y 1,858 heridos.

Rusia: El 23 de octubre de 2002, atentado en el Teatro Dubrovka de Moscú. El 12 de mayo de 2003 en Znamenskoye, Chechenia, ocurrió un atentado suicida. El 24 de enero de 2011, atentado en el aeropuerto internacional de Domodedovo: 37 muertos, 173 heridos.

Inglaterra: 7 de julio 2005, múltiples atentados en el metro de Londres: 53 muertos. El 30 de junio de 2007, casi 700 heridos tras ataque en el Aeropuerto Internacional.

Alemania: El 2 marzo del 2011 se producen disparos en el aeropuerto de Frankfurt: 2 muertos, 2 heridos. El 17 de septiembre del 2015 un iraquí hiere a un oficial de policía con un cuchillo.

Holanda: Agosto de 2015, ataque en el tren que viajaba de Ámsterdam a París cinco personas heridas.

Bélgica: 22 de marzo del 2016, estallan bombas en Bruselas, en el aeropuerto y en una estación del Metro, que dejan 34 muertos y 300 heridos.

Europa tiene la opción de seguir siendo indiferente o débil ante lo que está sucediendo, como hizo ante los nazis para pagar el precio de perder su libertad, costumbres y tradiciones ante el terror y la ocupación de sus territorios por multitudes foráneas infiltradas hasta el tuétano por terroristas. O puede optar por pararse firme y defender lo suyo. ¿A Ud no le parece? A mí, sí.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba