DeclaracionesDictaduraPolíticaVideos

Lo sucedido el 5-1 y los comentarios en Twitter

 

Este pasado domingo 5 de enero la tiranía mostró una vez más su rostro, el único que tiene: una faz violenta, que busca atropellar e intimidar. Ellos afirman ser la ley, ellos intentan definirla y manipularla según les convenga. Pero el ardid ya no les funciona.

En las redes sociales se desató el propio domingo por la tarde un diálogo –a ratos confrontación, no hay sorpresas en ese sentido- con opiniones de todo tipo. He querido mostrar una breve selección de lo publicado principalmente en Twitter, comentando los trinos, sin identificar a la mayoría de los respectivos autores, porque ello no es lo significativo, sino cómo se arma el discurso a medida que aumentan las opiniones. Comencemos con una descripción objetiva de lo ocurrido:

Lo que los ciudadanos pudimos ver: 1) militares y policías impiden a los diputados llegar al Capitolio. 2) La minoría oficialista habría entrado al Hemiciclo, escoltada por la fuerza pública. 3) Sin que nadie sepa cómo, el diputado Luis Parra se proclama presidente de la Asamblea Nacional”.

A esta descripción se le une este hilo opinador:

“Igualito como Chávez salía al balcón y se proclamaba ganador sin haber culminado el proceso. Tal cual”. (Porque el régimen está programado para violar la Constitución y las leyes, no respetarlas, a pesar de las protestas en contrario de sus amigos, socios y defensores, como los auto-denominados opositores del llamado Grupo Vichy, o la “Mesita de Maduro”).

“También vimos a una oposición sin Plan B. Sin alternativa para sesionar y sin tácticas y estrategia frente al régimen, jugando a la normalidad en dictadura”. A este trino, le respondieron con la velocidad del rayo lo siguiente: “¿Cuál plan puedes tener en una dictadura? (Bueno, sencillamente no debe confundirse nunca la limitación en los medios, por culpa de las acciones del régimen, con la necesidad de tener siempre alguna alternativa ante las mismas; por ello sí había Plan B: sesión en un salón del diario El Nacional, transmitida en vivo, y con un resultado perfectamente apegado al reglamento de la Asamblea).

“Casi veinte años viendo y no escarmentamos, ni aprendemos; lo de ciudadanos nos queda un poco grande”. (Otro al parecer inevitable comentario pesimista, que solo jurunga heridas; hay que evitar siempre la generación de comentarios desmoralizadores, y que nada aportan.).

Trinos como el anterior, con derivados diversos, abundan; el peligro de ellos consiste en que pueden producir tres mensajes negativos y ciertamente inexactos: a) Todos los opositores son corruptos o ineficaces (o ambos casos); b) todos los políticos son iguales, sean del Gobierno o de la oposición; c) Ya no hay nada que hacer.

En contraste, merece destacarse este trino: “Ni ofreciendo millones de dólares lograron el quórum legal requerido. Esa es la buena noticia de hoy”.

En esa tónica declara a los medios el abogado constitucionalista Tulio Álvarez: “celebro este gravísimo error del régimen que provoca una crisis que tiene consecuencias importantes en el plano internacional; la peor situación que puede darse en Venezuela es la inercia, como se venía presentando a fines de 2019. El Gobierno ha provocado una crisis, bienvenida la crisis.”

Las democracias occidentales han reaccionado con rapidez, como se esperaba, entendiendo en primer lugar que se realizó un nuevo golpe al parlamento, a la constitución y las instituciones democráticas. Es importante destacar que luego de la primera juramentación de Juan Guaidó como presidente del parlamento, y su posterior asunción como presidente encargado de Venezuela, pasaron días, incluso semanas en algunos casos, antes de que ambos actos fueran reconocidos por Gobiernos democráticos que este domingo 5 de enero, en cuestión de minutos, produjeron decenas de reacciones condenando la juramentación de una supuesta “directiva” encabezada por el tránsfuga Luis Parra; un acto ilegal sin validez alguna. La periodista cubana Yoani Sánchez comenta: “Esto es como correr solo en la pista, después de dejar amarrado en la salida al contrincante…intolerable”. (La verdad es que ni siquiera carrera hubo, ya que no se respetaron los más obvios y elementales procedimientos señalados en el reglamento parlamentario).

A ese tuit lo complementaron con este: “Donde entra el socialismo pasan todas esas cosas y sus maestros [los Castro y sus mandarines] solo tienen 61 años de experiencia. Hasta que el mundo no se dé cuenta que el mal de raíz está en Cuba nada va a cambiar”. (Por ello se equivocan los que todavía creen en un diálogo con la tiranía cubana sin exigir nada a cambio; los castro-comunistas no ceden ni un milímetro gratis; no está en su ADN político, son como escorpiones con apariencia humana).

Sobre el diálogo “a la venezolana”, como se viene intentando desde hace muchos años, opinó con acierto la vicepresidente de Colombia, Marta Lucía Ramírez: “Los que insistieron en que el “diálogo” con Maduro garantizaría a la oposición hacer la transición pacífica a la democracia en Venezuela (…) hoy deben asumir su responsabilidad”. Pero todavía para una de esas personas, Claudio Fermín, líder fundamental del Grupo Vichy, “la única manera de resolver los problemas es [como insiste Nicolás Maduro] ir a unas elecciones parlamentarias”. Obviamente, no se hicieron esperar decenas de trinos críticos; mencionemos dos: “¿Claudio Fermín se convirtió en esto o siempre lo fue?” “Claudio Fermín es el despropósito en persona. La negación de un venezolano. El epítome de la infamia. El vuelco histórico. La carcajada evolutiva”.

 

 

 

Tres videos se han hecho virales: la imagen de Guaidó intentando entrar al parlamento subiéndose por una reja, siendo impedido de hacerlo por guardias nacionales, mientras que en otro video, en el hemiciclo, un diputado chavista le ordena a Luis Parra, supuesto nuevo presidente, que “se siente cuidando esa mierda (sic), no sueltes eso”. La dirigencia chavista una vez más se dio un tiro en el pie mostrando su inequívoca vocación totalitaria, y fortaleciendo, en vez de debilitar, el liderazgo de Juan Guaidó. Merece asimismo seguirse reiterando que una abrumadora mayoría de diputados opositores lo siguen siendo, a pesar de todas las maniobras, agresiones, amenazas e incluso intento de compra de conciencias de la tiranía.

El tercer video hace que todo el mundo se pregunte: si el traidor Luis Parra gozaba de legitimidad en su auto-proclamación como presidente de la Asamblea ¿por qué salió corriendo despavorido, cuando vio a Juan Guaidó y la mayoría opositora entrar en el Hemiciclo este martes 7?

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar