Cultura y ArtesHistoriaPolítica

Mario Valdez: Se nos fue “Toco” Gómez, a continuar la fiesta en el cielo con Guillermito “Fantástico “ González

Se nos fue “Toco” Gómez, a continuar la fiesta en el cielo con Guillermito “Fantastico “ González, por Mario Valdez

 

Hoy me toca escribir en serio sobre un hombre que pasó su vida en una fiesta, en el humor, la caricatura, una  sonrisa permanente, una alegría, un chiste y una anécdota. La familia, la televisión y el cine, fueron sus pasiones, así fue Eustoquio “Toco” Gómez.

Por: Mario Valdez

 

En el momento que escribo estas letras me conmueve un gran sentimiento, un gran dolor, porque he llorado al igual que otros amigos la muerte de “Toco”, cuando se nos fue “El Fantastico”, dijo “hay que estar preparado la lista sigue y es larga”. Entrada la madrugada recibo la llamada de Luis Guillermo Rangel, músico, uno de los más cercano a nuestro amigo, quien a las tres de la madrugada me llamó, quería escuchar mi saludo, mi voz, se estaba despidiendo, falleció una hora y media después.  El domingo pasado en la noche, hace pocos días, fue mi última conversación con “Toco”, hablaba con dificultad; su hija Indira, le sirvió de intérprete en el Whatsapp, nos vimos, los gestos hablaban por sí solos. Estaba feliz con su esposa Australia en Miami y sus  hijas Pinito e Indira y sus dos nietos. «Me agarró la  pandemia aquí, se me complicó el regreso a Caracas, no pude despedirme de Guillermito», expresó. Nos despedimos  con risas y con besos a mis hijos, recordó que en el matrimonio de mi hijo Mario Antonio en Margarita, la habíamos pasamos muy bien con Guillermito y Gloria. «Cuánto hubiese querido acompañarte a la España donde triunfé,  vi que disfrutaste mucho la Boda de Mario Junior en la Costa Brava,  me perdí esos buenos vinos, me los debes. Cuando me recupere volvemos al restaurante “La Bola”, ahí hemos disfrutado el mejor cocido gallego»; esa noche recordó tantas anécdotas. Se despidió con un “cuídame mucho a tus Albas, madre e hija, y a mis nietos Pablo y Manuel. Con el canto de las Guacharacas recibí la llamada del Dr. José Gerardo Montilla, “Sentido pésame, hablar de Toco Gómez evoca su sonrisa, fue un hombre de actitud fresca y de un humor ante todo. En el amanecer del miércoles 8 de mayo a las 4 y 30 de la madrugada, se nos fue “Toco” Gómez, a continuar la fiesta en el cielo con Guillermito “Fantástico “ González.

Toco” Gómez, “llegué a Venezuela en vientre como los pura sangre”

El  10 de mayo de 1942, por el puerto de La Guaira regresa a Venezuela, en barco desde Nueva York, Josué Gómez, con su esposa María de Lourdes López Machado, quien tenía siete meses en estado de gestación, embarazo.  Para la época el Presidente de la República era el General Isaías Medina Angarita, quien expresamente lo autorizó para que regresara al país. Siete largos años vivió exiliado en Estados Unidos Josué Gómez, quien abandonó su patria a raíz de la muerte del General Juan Vicente Gómez, fallecido el 17 de diciembre de 1935, y que gobernó con mano dura desde 1908 hasta 1935, durante 27 años.  Josué Gómez hablaba cuatro idiomas y era el traductor oficial del “Benemérito” Gómez, fue un militar con rango de Coronel, y fue asimismo Presidente del estado Portuguesa. A los dos meses de su estancia en Caracas, doña María de Lourdes  Lopéz Machado De Gómez, da a luz a un niño que fue bautizado con el nombre de su abuelo Eustoquio, quien era primo y uno de los hombres más cercanos del General Juan Vicente Gómez. El recién nacido Eustoquio, años más tarde fue reconocido en el mundo artístico y social como el popular comediante y actor “Toco” Gómez.

Eustoquio Gómez, el padre de Josué, fue Presidente del Estado Lara, y cuatro días después de la muerte del “Benemérito”, muere en extrañas circunstancias en la Gobernación de Caracas, de un disparo que le hizo Aníbal Corao; algunos historiadores dicen Eustoquio estaba tratando de recuperar la presidencia de la República. Esa opinión tiene lógica en las circunstancias políticas que se vivían, tomando en cuenta el vacío de poder por la muerte del dictador, el coraje y la bravura de un hombre como Eustoquio Gómez,

Ante la muerte de Juan Vicente Gómez y el asesinato de su padre Eustoquio, para preservar su vida Josué se va al exilio con su familia, y se radica en Nueva York.  “Toco”, se siente orgulloso de haber nacido en Caracas, “llegué a Venezuela en vientre como los pura sangre”, comenta.

El segundo hombre más fiel del mundo, después de Adán

Eustoquio “Toco” Gómez López, nació en la policlínica Caracas, vivió entre las esquinas de Puente Victoria a Ño Pastor, en Parque Carabobo. Sus estudios de primaria los hizo en el colegio Los Caobos, la secundaria la comenzó en el liceo Gustavo Herrera y se graduó de bachiller en el liceo Pedro Emilio Coll. Comenzó los estudios en la Facultad de Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV), pero no se graduó de abogado. Vivió la ciudad de los techos rojos, como era conocida la Caracas de entonces. Casado con Australia del Carmen Orozco, esa bella unión matrimonial tiene tres hijos María del Pino, Pedro Neru e Indira, dos nietos Pablo Josué y Manuel Andrés. A “Toco” en festivales de cine lo han galardonado como el mejor actor, tiene 25 reconocimientos tanto nacionales como internacionales; confiesa ser el segundo hombre más fiel del mundo, después de Adán y espera que Australia, su mujer se lo crea.

“Albertico Limonta” lo llevó a radio Tropical

El año 1960, con el nacimiento de la democracia, “Toco” Gómez tiene 18 años; su amigo Raúl Amundaray, quien por esos años se hace famoso con el personaje “Albertico Limonta”, en la  histórica novela “El Derecho de Nacer”, transmitida por Radio Caracas Televisión (RCTV), canal 2. Raúl Amundaray lo lleva a Radio Tropical, donde comienza a hacer novelas de la mano de Arquimides Rivero, “el hombre que habla al corazón de las mujeres”. En la emisora trabaja con Enrique Benshimol, Horacio Zaro, Gladys Méndez, Rosita Vásquez,  Carlos López, Betty Ruth, “el negro” Ordoñez. Con todos esos personajes, “Toco” no necesito ir a las academias a estudiar locución, ni radio, pues tenía sus maestros allí, quienes le enseñaron los secretos y le ayudaron en la modulación de la voz, que aún conservaba. Todavía cantaba a capella “Mi propio yo”, una de las canciones que inmortalizó a Chelique Sarabia, y a la que Toco Gómez le hizo el primer piloto. Lo demás es coser y cantar.

Con Renny Ottolina y “Toquetadas” llegó a la gloria

A los 20 años se incorpora al canal 5 (La Tv Nacional), lo recibe Napoleón Deffit, comienza trabajando en dramáticos, novelas. Un día Napoleón le dice “Toco, tu eres un jodedor, debes trabajar en comedias”, y le propone que trabaje con Virgilio Galindo “Ruyio”, Martha Olivo, Joselo (que estaba empezando con “Así es Joselo”), sigue con Amador Bendayán y Julián Pacheco.

El año 1963 entra a trabajar con Renny Ottolina, a quien conocía, se hacen grandes amigos, es ahí donde nace el programa “Toquetadas”, que lo llevó a la gloria. Comentaba Guillermito “Fantástico” González, que cuando salían de gira artística Cherry Navarro, José Luis Rodríguez “El puma”, Napoleón Deffit, Gilberto Correa, Chelique Sarabia, Henry Stephen y Raúl Amundaray, “el que acaparaba las cámaras, el que bateaba, que estaba pegado con las fans, el que se llevaba la audiencia, las fotos y las solicitudes de firmas de autógrafos, era “Toco” Gómez.  Debemos tomar en cuenta que esa era la época de Cayito Aponte, Delio Amado León, “La flaca” Carmen Victoria Pérez, Carlos Tovar Bracho,  Marina Baura, Orlando Urdaneta, Carlitos González, Elluz Peraza, Alfonzo Álvarez Gallardo, Rosario Prieto, Carlucho Guzmán, “El pavo” Alfredo Ledezma. Pero “Toco” era el que ponía la wilson.

Guillermito “Fantastico” González, fue su gran hermano

El venezolano que ha hecho más películas, es “Toco” Gómez, pasa de 43 filmes (Los Tracaleros, Compañero de viaje, los muertos sí salen, Irrigados, etc.), con sus 81 años a cuestas seguía trabajando de bajo perfil, estuvo en la cima y disfrutó su época, en los últimos años terminó los largometrajes “El Alcalde” y “La loca y la conga”.

Siempre andaba de buen humor con una sonrisa en los labios y un chiste para los amigos, no se equivocó Napoleón Deffit hace 61 años cuando le dijo que era un jodedor; él no ha parado, sigue igual, de buen semblante y de buena vibra. Es miembro fundador de la Junta Directiva, como suele llamar al grupo de amigos, el presidente Honorario es Guillermito “Fantástico” González, los miembros activos somos Luis Guillermo Rangel, Antonio Morral, José Eduardo Baralt, Miguel Dao, Francisco “Pancho” Hernández, Fernando Martínez “El Loro”, Mario Valdez, entre otros. A “Toco” lo agarró la pandemia en Estados Unidos, no regresó. “Toco” Gómez, siempre en compañía de “El Fantástico”, quien se nos fue antes de tiempo,  en los restaurantes de Las Mercedes, son recordadas las grandes tenidas, las buenas tertulias que hacía la Junta Directiva, en La Castañuela, La Punta Grill, El Hereford Grill, El Maute Grill, La Terraza. Por supuesto en la Quinta “La Gurru” en Cerro Verde, de Guillermito eran las grandes tenidas. Pasando el otro lado del río era inusual encontrar al editor Miguel Salazar, en El Lee Hamilton o en Casa Cortés; “Toco” al verlo exclamaba Guillermito “llegamos donde esta la noticia, éste es el más dateado”. Cuando encontrábamos al otro editor, Victor Manuel García, le decía “aquí está tu jovén productor de RCTV”.  Guillermito “Fantástico” González fue un gran hermano, siempre está en nuestras conversaciones, recordando un chiste, una anécdota, fue un ser excepcional.

CAP, “Toco”, Gilberto y “El Fantastico”

“Toco” Gómez, disfrutaba recordando la anécdota que sucedió con el ex presidente Carlos Andrés Pérez, en un evento social en el Hotel Tamanaco,  él como testigo de excepción comenta que Gilberto Correa se encontraba en amena conversación con CAP, en eso entra él con Guillermito, y Gilberto pica adelante y dice “Presidente Pérez ha llegado el número 2 de la televisión venezolana”,  y Guillermito jocosamente con las salidas que lo caracterizaban,  le responde, “si Presidente porque el número 1 era Renny Ottolina y se murió”, el Presidente CAP larga la risa y le dice “eso es contigo, Gilberto”. En días recientes me comentó Eustoquio, “mira Mario lo que son las cosas de la vida, se murió Renny y quedó Guillermito, se nos fue “EL Fantástico”, ahora por descarte Gilberto Correa es el número 1 de la televisión vernácula, de los buenos vamos quedando pocos, que Dios y la Virgen nos dé larga vida”.

Eustoquio “Toco” Gómez, es sobrino nieto del General Juan Vicente Gómez. Están en la historia de Venezuela.

El 17 de diciembre de 1935. Cuando muere en su cama el General Juan Vicente Gómez “El Benemérito”, el país entra en una situación de conmoción polìtica, ya que el “Periodo” presidencial del fallecido presidente se cumplía en abril de 1936; de allí que se da un apresuramiento en el Congreso Nacional, que era quien elegía al Presidente de la República, para que nombraran al sustituto del presidente Gómez.  Cuatro días después, el 21 de diciembre de 1935, es asesinado en la sede de la Gobernación de Caracas, el General Eustoquio Gómez, abuelo de “Toco” y primo del General Juan Vicente Gómez, la situación real de ese asesinato aún no esta esclarecida. Comentan los curiosos que, al parecer temían que Eustoquio Gómez, quien era un hombre de carácter recio, que estaba acostumbrado a mandar,  fuese a reclamar el poder dejado por su primo Juan Vicente Gómez. Declaraciones oficiales le acusaron de querer tomar la Gobernación de Caracas a la fuerza, pero su hijo Eustoquio Gómez Villamizar, declaró que este sólo fue a saludar al Gobernador. Cosa bien difícil de creer,  y allí fue muerto por la confusión que reinaba ante la caída del régimen gomecista.

La carrera política y militar de Eustoquio Gómez estuvo ligada a la del General Juan Vicente Gómez, por eso se sentía con derecho de sucederlo en la Presidencia de la República. Desde 1892 cuando acompañan al General Cipriano Castro en la intentona contra la Revolución Legalista de Joaquin Crespo en contra de Raimundo Andueza Palacios, combate que pierden y salen al exilio.  En 1899 siguen a Castro con la Bandera de la Revolución Liberal Restauradora. En 1901 participó en la Batalla de San Cristóbal junto al General Maximiliano Casanova. Eustoquio Gómez era un hombre temido, toda una leyenda, acompañó a su primo  Juan Vicente en todas las guerras hasta la toma del poder. Cuando el Presidente Cipriano Castro se vio obligado a viajar a Berlín para someterse a una operación quirúrgica, y se separa del palacio presidencial de Miraflores, el 24 de noviembre de 1908, fecha en que deja encargado como “inquilino” del palacio de Miraflores a Juan Vicente Gómez, desde ese momento Cipriano Castro se convirtió en ex presidente, nunca más pudo volver a Venezuela, murió en el exilio.

La vida y sus cosas, el que a hierro mata a hierro muere

Las ironías de la vida, cuenta la historia caraqueña, que de forma fortuita, el 27 de enero de 1907, en un bar o botiquín de nombre Bois de Boulogne, situado en Puente de Hierromuere asesinado el Gobernador de Caracas Luis Mata Illas, quien era un hombre de confianza de Cipriano Castro e incluso estaba comprometido en el llamado movimiento  “La Conjura”, que buscaba impedir el acceso al poder del General Juan Vicente Gómez. Ese crimen se lo cargaron al General Eustoquio Gómez, quien fue acusado y condenado a 15 años de presidio en La Rotunda. Fue liberado el 19 de diciembre de 1908, cuando Juan Vicente Gómez asumió el poder. Pasó todo ese tiempo preso en esa tenebrosa cárcel de la Rotunda. Hay hechos en la vida de las personas que causan curiosidad, en la Gobernación de Caracas Eustoquio Gómez le da muerte a Luis Mata Illas, 28 años después, Anibal Corao en el mismo sitio asesina a Eustoquio Gómez. La vida y sus cosas, el que a hierro mata a hierro muere.

marioevaldez@gmail.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba