Democracia y PolíticaRelaciones internacionales

Merkel y Johnson liman asperezas en su último encuentro antes de que la canciller alemana deje el poder

Ambos líderes se encontraron en Chequers, residencia de verano del primer ministro

Angela Merkel y Boris Johnson se reunieron por última vez el pasado viernes, ya que la salida del gobierno de la canciller alemana tras 16 años en el poder se producirá a finales de este año. Ambos líderes se encontraron en Chequers, residencia de verano del primer ministro y donde se retiró el año pasado tras recibir el alta hospitalaria después de estar ingresado por Covid-19 en la UCI de un hospital de Londres. En el lugar, ubicado a unos 60 kilómetros de la capital, ambos conversaron sobre las relaciones entre Reino Unido y Alemania y acordaron una serie de iniciativas para ampliar los vínculos entre ambos países, entre ellos, el establecimiento de reuniones conjuntas anuales de ambos gabinetes, como una «oportunidad para compartir conocimientos y ampliar el trabajo conjunto», y la creación de un nuevo Diálogo Cultural Reino Unido-Alemania que reunirá anualmente para a figuras culturales de ambos países y servirá para crear nuevas oportunidades para jóvenes talentos.

Un nuevo capítulo en sus relaciones

En una rueda de prensa posterior a su encuentro en la que ambos se mostraron distendidos y cordiales entre sí, e incluso bromearon sobre el triunfo de Inglaterra contra Alemania en el partido de fútbol del martes en Wembley, la canciller declaró que «ahora que Gran Bretaña ha dejado la Unión Europea, es una buena oportunidad para abrir un nuevo capítulo en nuestra relación» y consideró posible encontrar «soluciones pragmáticas» con respecto a la crisis por el Protocolo de Irlanda del Norte que permitan que se mantenga la integridad del mercado único. «Soy optimista» al respecto, afirmó. En una sorpresiva declaración, también adelantó que Alemania podría levantar en el futuro cercano las restricciones de viaje para los viajeros británicos que tengan completa la pauta de vacunación contra el Covid-19, pese a que en días anteriores expresó su deseo de que la Unión Europea obligue a los viajeros a hacer cuarentena obligatoria cuando ingresen a territorio comunitario, tal y como se les exige actualmente en Alemania.

Merkel, que visita el país por vigésima segunda vez desde que asumió su cargo en el 2005, también tiene en su agenda dirigir una reunión virtual del gabinete británico, convirtiéndose así en la primera en hacerlo desde que el presidente estadounidense Bill Clinton lo hiciera en 1997. Aprovechando su visita, también se creará una nueva medalla académica con un premio de 10.000 libras (unos 11.600 euros) que se otorgará cada año a una científica que trabaje en el Reino Unido o Alemania que se haya destacado en el campo de la astrofísica. La medalla llevará el nombre de Caroline Herschel, una astrofísica británica nacida en Alemania que fue pionera en el campo. Cabe recordar que Merkel es científica de formación y en el 2010 fue honrada por la Royal Society con la Medalla Rey Carlos II, que se otorga a los Jefes de Estado o de Gobierno extranjeros que han hecho una contribución destacada al avance de la investigación científica en su país.

«El Reino Unido y Alemania tienen una amistad firme y una visión compartida sobre muchos temas. Nuestros científicos, innovadores e industriales trabajan juntos todos los días para hacer del mundo un lugar mejor», declaró Johnson antes del encuentro, en un tono cordial que pretendía suavizar las tensiones acumuladas por causa del Brexit así como por las medidas para evitar la propagación del Covid-19.

Tras la comida, la canciller alemana fue recibida esta tarde por la reina Isabel II en el Castillo de Windsor.

 

 

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba