Cine y TeatroCultura y ArtesDemocracia y PolíticaObituarios

Nicolas Roeg (1928-2018)

Nicolas Roeg (St. John’s Wood, norte de Londres, 15 de agosto de 1928) fue un director de fotografía, y luego director, cuyos filmes de los 70 incluyen obras extraordinarias como «Performance» (1970), «Walkabout» (1971),  «Don’t Look Now» (Amenaza en la sombra, 1973), «The Man who fell to Earth» (El hombre que cayó a la tierra, 1976). De hecho, para el diario «The Guardian», puede ser considerado el mejor director inglés de cine en esa década. Su amplia experiencia previa con la cámara le dio una maravillosa calidad visual a su obra directoral. 

David Bowie y Nicholas Roeg en el set de «El Hombre que cayó a la tierra». 

Tras iniciarse como editor, llamó la atención como miembro de la segunda unidad de David Lean, en una obra maestra: «Lawrence de Arabia» (1962). Luego se pelearían, al punto de que Lean lo despidió como director de fotografía en «Dr. Zhivago» ante sus constantes diferencias de criterio. 

Sería en «La Máscara de la Muerte Roja» (1964), de Roger Corman (basada en el cuento de Edgar Allan Poe) donde comenzaría a mostrar su maestría visual.

 

Fue el director de fotografía de «Fahrenheit 451» (Francois Truffaut, 1966), «Lejos del Mundanal Ruido» (John Schlesinger, 1967), y ‘Petulia» (Richard Lester, 1968).

Para A. O. Scott (New York Times), «Roeg usa la cámara como si estuviera viendo al mundo por primera vez».

Donald Sutherland y Julie Christie

Soy un gran admirador de su trabajo en «Don’t look Now», donde trata con maestría el problema de comunicación en una pareja (Donald Sutherland y Julie Christie; con esta actriz ya había trabajado en Dr. Zhivago, Petulia y Fahrenheit 451), en medio de una historia de horror psicológico -basada en una novela de Daphne Du Maurier-, con Venecia como escenario.

 

David Gulpilil, Jenny Agutter y Luc Roeg en «Walkabout»

Las imágenes del desierto y su fauna en «Walkabout», según un crítico, poseían «una intensidad alucinógena», unidas a su talento para improvisar y mezclar escenas. Hubo un gran debate, con defensores y detractores, por las escenas de desnudo de la protagonista, Jenny Agutter, de 17 años -hoy, ya mayorcita, hace papel de monja superiora en una muy popular serie de TV británica, «Call the Midwife» (Llamen a la comadrona.)

 

Más adelante, y luego de diversos filmes con resultados mixtos, incursionó en la televisión. Su primera obra en ese medio fue una adaptación de «El Dulce Pájaro de la Juventud» (Tennessee Williams, 1989), protagonizada por Elizabeth Taylor. Su último trabajo con buen éxito comercial fue «The Witches» (Las Brujas, 1990), adaptación de una novela de Roald Dahl. 

 Jay Carr, crítico de cine del «Boston Globe», resumió el estilo de Roeg:

«Los personajes de sus películas viven en sus propias fantasías, al igual que la cámara de Roeg; le encanta yuxtaponer sus imágenes con la llamada «vida real», compartiendo su confusión y haciéndola universal». 

Se casó en tres ocasiones, todas ellas actrices: Susan Stephen, Theresa Russell y Harriet Harper.

Sobre su filosofía a la hora de dirigir, comentó: «Es muy sencilla en realidad. Simplemente me ocupo de lo mío y me mantengo lo más alejado posible de los actores». Una ironía evidente. Tenía fama de ser muy exigente con ellos. 

Otro crítico lo llamó un «mago y malabarista». Él reconocía que nunca desarrollaba guiones gráficos, afirmando que «me gusta el azar; Dios se ríe de los planificadores». 

Por último, el enlace al homenaje del programa «Días de Cine» (RTVE):

NICOLAS ROEG

Etiquetas
Cerrar
Cerrar