DeclaracionesDictaduraPolíticaRelaciones internacionales

Nicolás Maduro cierra el diálogo con la oposición y advierte: “¿Quieren batalla? ¡Vamos pues!”

El presidente suspendió los contactos previstos en Barbados, auspiciados por Noruega, tras el embargo decretado por Estados Unidos.

La delegación opositora de Juan Guaidó quedó plantada en Barbados porque el régimen de Nicolás Maduro decidió romper el diálogo previsto entre el 8 y 9 de agosto por el embargo contra Venezuela que decretó este martes el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo que ha hecho escalar las tensiones entre la oposición y el chavismo.

La patada a la mesa de conversaciones fue anunciada por el propio Maduro en diálogo telefónico con el número dos del régimen. Diosdado Cabello, en su programa televisivo “Con el mazo dando”. Y luego lo ratificó Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación, en un comunicado oficial.

En tono amenazante y colérico, Maduro lanzó su ofensiva represiva contra la oposición desde la no reconocida Asamblea Constituyente chavista, para “hacer justicia”. “Diosdado, vamos a activar una contraofensiva con la Asamblea Nacional Constituyente. ¿Quieren batalla?, ¡Vamos pues!, ¡ya basta!”, expresó el mandatario por las pantallas de Venezolana de Televisión.

Su decisión de no participar en la quinta ronda de conversaciones en Barbados, iniciada en mayo en Oslo, bajo los auspicios del gobierno de Noruega, desnudó las contradicciones en que vive Maduro pues ha sido el primero en defender el diálogo y hasta propuso dejar una “mesa permanente e indefinidamente por los años”, que ahora ha quedado vacía y pateada por su principal promotor.

El comunicado que publicó en su cuenta de Twitter el ministro Rodríguez y jefe de la delegación chavista afirma que la razón de la suspensión del diálogo se debe a “la grave y brutal agresión perpetrada de manera continuada y artera por parte de la administración de Trump” y por el apoyo que le ha dado Guaidó a las sanciones estadounidenses.

Para Maduro “el imperialismo se volvió loco, en esas condiciones no hay diálogo” y anuncia nuevas movilizaciones de los chavistas en la calle para el próximo sábado 10, además de intensificar la guerra contra los diputados opositores.

El diputado Stalin González, que se encontraba en Barbados junto al resto de la delegación opositora dijo, también en Twitter: “Gobierno le teme a la posibilidad de un verdadero cambio político”. El segundo vicepresidente de la AN y miembro de la delegación enviada por  Guaidó, aseguró que seguirán «trabajando en todos los tableros».

Por su lado, Guaidó, titular del Parlamento y reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, también señaló que el régimen le teme a un cambio de gobierno y por eso suspende el diálogo. “Si te interesa Venezuela, vete de Miraflores y mañana se levantan las sanciones”.

Mientras, Suiza anunció que aprobó sancionar a 18 altos cargos del régimen de Nicolás Maduro, entre ellos, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, el ministro de Interior y Justicia, el general Néstor Reverol, el presidente del Tribunal supremo, Maikel Moreno, el presidente de la Constituyente, Diosdado Cabello, Elías Jaua, Freddy Bernal, Tarek El Aissami.

Para los analistas, la decisión de suspender el diálogo muestra la debilidad de Maduro frente a Guaidó. «Los que están preocupados son los grupos económicos y los ‘enchufados’ que se han enriquecido apoyando al régimen porque son los que realmente van a perder con el embargo”, dijo a Clarín un experto que prefirió el anonimato.

“El rey (Maduro) está desnudo y disminuido. Esa visible patada en el escenario internacional inclina la balanza a favor de Guaidó y favorece otras salidas como las del TIAR”, dijo el analista.

Aunque Guaidó dijo que seguirán en la mesa de Noruega y en «todos los tableros» hasta conseguir el cese de la usurpación, la parte chavista ya rechazó la idea de continuar negociando por lo que las probabilidades de que se reanude el diálogo son muy bajas.

Plan post-Maduro de Estados Unidos

Estados Unidos está trabajando con Colombia, Brasil y otros aliados regionales para asistir a Venezuela en caso que las sanciones anunciadas por la Casa Blanca esta semana obliguen a Nicolás Maduro a abandonar el poder.

Lo anunció el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, con sede en Miami (Florida), según informó la agencia ANSA.

Faller destacó que esos países están trabajando en «planear y discutir lo que se pueda hacer y lo que se va a hacer cuando Maduro abandone el poder, cuando haya un gobierno legítimo en Venezuela y cuando podemos asistir al pueblo de Venezuela».

El funcionario militar agregó que para él, el «día después de Maduro significa un punto en que un gobierno legítimo, no el de Maduro, pida ayuda a Estados Unidos y a otros países».

En este momento, «nuestros aliados están preparando planes de manera independiente», continuó. «Pero será útil trabajar juntos, compartir planes». El funcionario precisó que cualquier plan coordinado tendría que ser aprobado por cada país, porque «hay una disposición entre aliados clave en la región para que sea así».

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar