Democracia y PolíticaDeportes

Ricardo Bada: Las cifras cantan

“Cuando el diablo no tiene ná que hacer, mata moscas con el rabo”, decía mi abuela Remedios, tan bella como sabia. Y esa debe de ser la razón por la que me entretuve repasando con toda minuciosidad las listas de los 23 jugadores de los 32 equipos del Mundial de Rusia.

Dicho sea de paso, entre las curiosidades que descubrí se encuentra la presencia de numerosos nombres y apellidos ibéricos en latitudes insospechadas: Mario Gomez (Alemania), Lucas Hernandez (Francia), Yannick Carrasco (Bélgica), Ricardo Rodriguez y Gelson Fernandes (Suiza), Mario Fernandes (¡en Rusia!) y Manuel da Costa, ¡nada menos que en Marruecos! [La ausencia de acentos no es una errata, sino mera transcripción de las listas originales].

Y para que no se me olvide, me gustaría comentar además un hallazgo en Twitter: un trino del 3.7., del tuitero bogotano @jaimeprada, donde se lee lo siguiente: “¿Por qué ponen a un tipo que dice ‘soccer’, en vez de ‘football’, a pitar un partido de esta envergadura?” El ataque va dirigido contra Mark Geiger, el árbitro gringo de los octavos de final entre Colombia e Inglaterra. Y lo que se le podría replicar a @jaimeprada es que, con ese mismo criterio, tampoco la FIFA hubiera podido designar para ese partido (ni para ningún otro) a alguno de los siete árbitros italianos activos en el Mundial y que le llaman “calcio” al “football”, y no sólo eso: se precian de haber sido los inventores de este deporte.

Pero volvamos a los 736 jugadores que sumaron los 36 equipos, y creo poder decir que el primer lugar del podio le correspondió muy de lejos a la Premier League: los 16 (¡16!) del Manchester City más 12 del Tottenham Hotspurs más 11 del Manchester United más 78 del resto (Liverpool, Chelsea, Arsenal, etc.) hacen un total de 117. De la Primera División (España) fueron 77, de la Bundesliga (Alemania) 50, del Calcio (si bien la bella Italia brilló, gracias a los dioses, por su ausencia) 49. No extendí mi pesquisa al resto de las ligas europeas, pero las cifras precedentes hablan bien a las claras de una apabullante mayoría de jugadores en equipos de dicho continente.

De América Latina estuvieron presentes en este Mundial ocho países (México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Brasil, Argentina y Uruguay), pero jugadores militantes en equipos de ese continente sólo fueron 70, ni siquiera los 88 que hubiesen sido necesarios para componer ocho oncenos, sin suplentes además. El lenguaje de las cifras es elocuente de sobra. Y como ellas son extrapolables, nos dicen mudamente que una ampliación de los participantes, de 32 a 48, consolidaría de un plumazo la supremacía del fútbol europeo por unas cuantas —bastantes— décadas. Oremus.

Etiquetas
Cerrar
Cerrar