EconomíaOtros temasPolíticaRelaciones internacionalesSalud

Sánchez asume que tendrá que pedir un rescate a la Unión Europea por la ‘Gran Depresión’ del coronavirus

El Gobierno entiende que no habrá 'coronabonos' hasta que lo necesite Alemania. En la mesa del presidente se acumulan informes, cada vez más pesimistas, sobre la evolución de la economía española

El Gobierno ha asumido que tendrá que pedir un rescate a la Unión Europea para hacer frente a la crisis económica del coronavirus. Los informes cada vez más pesimistas sobre el impacto que el estado de alarma está teniendo en nuestra economía se acumulan en la mesa de Pedro Sánchez. Según ha sabido Vozpópuli, en La Moncloa se da por hecho que habrá que acudir al MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) para contener el ingente endeudamiento público que implicará las medidas para paliar la crisis.

Sánchez ha ordenado a sus ministros que empiecen a pensar en el día después del confinamiento. Y lo que está viendo el Gobierno es preocupante. Las medidas de aislamiento contra la Covid-19 y su duración han superado los peores escenarios planteados inicialmente. La previsión es que la crisis supere la del 2008, y que incluso sea peor que la Gran Depresión, la crisis financiera mundial que se prolongó durante la década de 1930.

Algunos organismos como el Deutsche Bank estiman un desplome de hasta el -20,1% del Producto Interior Bruto (PIB) de España en el segundo trimestre, millones de parados y un déficit disparado al 10% por el mes de parón de la actividad económica decretado para contener la propagación del virus. Además, tal y como ha adelantado este diario, fuentes del ministerio de Hacienda admiten que marzo está siendo catastrófico para la recaudación tributaria, y abril puede ser aún peor, lo que agudizaría la crisis de liquidez.

Si el cierre de la economía se alarga todavía más, algo que no se descarta, la caída será mayor. El problema es que los sectores más castigados en nuestro país -turismo o comercio minorista, entre otros- representan al menos un cuarto de nuestro PIB.

Rescate con condiciones

El Gobierno ha antepuesto la solución sanitaria a la económica. «Sin salud, no hay economía», ha dicho el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Y considera que una vez doblegado el virus no habrá más remedio que solicitar el rescate para asistir a las millones de personas que se van a quedar en la calle. No será solo España. Otros países como Italia también se verán obligados a recurrir al MEDE. La oposición de Alemania, Países Bajos y Austria ha frenado de momento las pretensiones de los gobiernos español e italiano de utilizar el rescate sin la condicionalidad de ajustes y recortes que exige Bruselas.

El problema es que, según ha sabido Vozpópuli, Sánchez estima que el rescate por sí solo puede no ser suficiente. El MEDE dispone ahora mismo de 475.000 millones de euros, pero son varios países los que pueden acudir al rescate. Y habrá que repartirlo.

En Moncloa creen que el impacto económico de la pandemia en Europa será tan grande que Alemania no tendrá más remedio que acabar aceptando los ‘coronabonos’

La alternativa de mutualizar la deuda que la mayoría de países del Eurogrupo reclama también será necesaria. Pero el Gobierno asume que los llamados coronabonos no se pondrán en marcha hasta que lo necesite Alemania. Y el país germano tiene ahora mismo una capacidad de endeudamiento público de la que carece España. Esa falta de capacidad es la que Holanda o Alemania afearon a Sánchez en el último Consejo Europeo.

En Moncloa creen que el impacto económico de la pandemia en Europa será tan grande que Alemania no tendrá más remedio que acabar aceptando los coronabonos o bonos de reconstrucción, como los llamó el presidente del Gobierno. La previsión es que la UE entre en recesión este mismo año.

El hundimiento del turismo

Los efectos del parón obligatorio de toda la actividad económica no esencial están desangrando sectores clave en España, como el turismo. Las agencias de viaje informan de una caída del 50% en las reservas del verano, y se teme una sangría de quiebras por la falta de liquidez y las deudas. Esta caída del turismo, que representa un 12% de nuestro PIB, puede arrastrar a sectores interdependientes como la restauración y el ocio, que suponen un 10% de nuestra economía.

Los datos de marzo que llegan a Moncloa no ayudan. La entrada de mercancías en nuestros principales puertos acumula una caída del 27%, el tráfico aéreo está prácticamente parado, y las caídas del comercio minorista va a provocar el cierre de numerosas pymes.

Lo más probable, según entiende el Gobierno, es que las contracciones del PIB en todo el mundo empiecen en este primer trimestre del 2020 y se prolonguen durante los próximos. El temor es que las restricciones al comercio afecten, por un lado, a cadenas de suministros esenciales. Y, por otro, provoquen una recesión todavía más profunda de la que ya se espera

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar