Democracia y PolíticaEleccionesEntrevistas

Xóchitl Gálvez: la mujer que enfrenta a AMLO en México

Es la candidata presidencial por la coalición opositora y figura segunda en las encuestas. Diálogo Político participó de una conferencia de prensa en la que se presentó, habló sobre cárceles y violencia de género.

Xóchitl Gálvez

 

 

Xóchitl Gálvez, la candidata a la Presidencia mexicana por el Partido de Acción Nacional (PAN), habla con los verbos conjugados en pretérito imperfecto y casi sin conectores entre las frases. Cuenta su travesía de vida a pedido de una mesa de periodistas. Para ella, nada más práctico que hablar. Entonces, despliega su historia.

—Nací en la región indígena Tepatepec: hija de un papá violento, con problemas de alcoholismo, en una situación de pobreza con cero oportunidades para las mujeres. Teníamos que conformarnos con casarnos a los 14 años y vivir esa condición. Empecé mi lucha social en Tepatepec contra un cacique que nos tenía totalmente controlados. Me atreví a irme del pueblo. Salí a los 17 años hacia la Ciudad de México. Llegué sola a conseguir un empleo de telefonista. Entré a la Facultad de Ingeniería. Viví todas las peripecias de la falta de nivel académico. No fue sencillo mantenerme en la universidad. Lo logré a través de una beca. Me convertí en una exitosa empresaria en el 92, cuando egresé y empecé a ser una muy buena ingeniera. Tuve una fundación para ayudar a niños indígenas. He trabajado mucho en temas de mujeres, agua, nutrición en comunidades indígenas.

 

 

Xóchitl Gálvez ante periodistas en México. Foto: cortesía

Una mujer “invitada”

—Fui llamada al gabinete presidencial en el año 2000 por los cazadores de talento del presidente Vicente Fox, sin militar en ningún partido político. Fui invitada a ser secretaria de Desarrollo Social y decidí ir por la causa indígena. Me hice cargo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Se construyó muchísima infraestructura, hospitales, universidades. Se electrificó para millones de personas que no tenían luz eléctrica. Impulsé toda la Declaración Universal en materia de derechos indígenas para la ONU y la OEA. El PAN me invitó y fui su alcaldesa en Miguel Hidalgo. Luego, su senadora, una senadora muy combativa. Somos tres mujeres, podría decir, que enfrentamos al autoritarismo del presidente. Con Lilly Téllez y Kenia López nos batimos en el Senado contra todo. La mayor visibilidad fue cuando me atreví a desafiar al presidente tocándole la puerta del Palacio Nacional. En ese momento los mexicanos me adoptaron y decidieron que fuera yo la candidata a la Presidencia de la República.

Gálvez Se presenta como “una mujer indígena, ingeniera, empresaria” pero, sobre todo, “con un enorme valor de servicio al prójimo”. “Creo que esa es mi característica. La presidencia viene para cambiar la historia de muchos mexicanos”: de esa forma Xóchitl, como la conocen más en México, cierra la pregunta de Diálogo Político.

Temas en agenda

Gálvez fue consultada sobre seguridad y adelantó una posible reforma carcelaria porque, en México, “son centro del delito”, dijo. “La idea es reubicar los criminales [a los que también se refiere como ´grandes capos de la delincuencia´] a una cárcel de alta seguridad donde realmente se les impida seguir operando”, explicó. En esa línea, se alejó del modelo Bukele, “de levantar a medio mundo y llevarlos a la cárcel”. Gálvez reafirmó el estado de derecho al explicar que su intención es que “los criminales tengan una sentencia y que se les impida seguir delinquiendo”.

También criticó la militarización de la Guardia Nacional bajo el mandato del actual presidente Manuel López Obrador. Por el contrario, su intención es “desmilitarizar la seguridad pública con una Policía Nacional civil”. Para Gálvez, “el Ejército puede hacer muchas labores de inteligencia” para “combatir las bandas criminales desde lo estratégico”.

Respecto a la violencia de género, dijo que “el tema fundamental” es desarrollar un “Sistema Nacional de Cuidados”. Explicó que el Estado debe atender a los niños, adultos y personas con discapacidad para que las mujeres no tengan que ocuparse de esas tareas. “Creo mucho en la independencia económica de las mujeres”, agregó. Enfatizó que se debe investigar “el 100%” de las llamadas de emergencia”. También dijo que piensa entregar una tarjeta para que las mujeres que “viven en violencia” tengan “apoyo económico”.

 

 

Xóchitl Gálvez ante periodistas en México. Foto: cortesía

Las posibilidades de Xóchitl

Gálvez no solo representa al PAN, sino también a la coalición Fuerza y Corazón por México (antes, Frente Amplio), que se registró a fines de 2023 con el fin de presentar una candidatura presidencial en representación de la oposición. Junto con el PAN, conforman la coalición el Partido Revolucionario Institucional y el Partido de la Revolución Democrática, tres agrupaciones con posiciones ideológicas disímiles. De todas formas, en su cuenta de X, se presentan como “el organismo que sociedad civil y tres partidos políticos de oposición integraron para trabajar en pro de México”.

Para la unión de las fuerzas opositoras al gobierno de López Obrador, ganar las elecciones al oficialista Morena el próximo 2 de junio resulta un desafío para todo el sistema democrático. Aunque las encuestas presentan números dispares entre sí, y la credibilidad que tiene la ciudadanía sobre los sondeos de opinión es muy poca, Gálvez indicó que su posibilidad para ganar a Claudia Sheinbaum, sucesora del actual presidente y exjefa de gobierno de la Ciudad de México, reside en una masiva participación electoral dentro de un país hackeado por la violencia y el crimen organizado.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba