Ciencia y TecnologíaDictaduraGente y SociedadSalud

¿Está Cuba preparada para enfrentar el coronavirus?

Los aeropuertos han pasado a estar en el foco de atención, ante la posible entrada de la enfermedad de mano de los miles de turistas que cada semana llegan en vuelos comerciales

En respuesta a los rumores sobre la hospitalización de enfermos con síntomas de coronavirus, las autoridades cubanas insisten en que en la Isla no se ha detectado ningún caso de Covid-19, también conocido como neumonía de Wuhan.

Los aeropuertos de todo el país han pasado a estar en el foco de atención, ante la posible entrada de la enfermedad de mano de los miles de turistas que cada semana llegan en vuelos comerciales. Nada más arribar a la terminal internacional del Aeropuerto José Martí de La Habana, los visitantes se topan con todo el personal de migración, aduana y el resto de los empleados con unos tapabocas de color verde.

«¿Ha visitado Italia, Corea del Sur, China o algún otro país asiático recientemente?», indagan los oficiales migratorios antes de estampar el cuño de entrada en cada pasaporte. Hace unas semanas esa pregunta mencionaba a otras naciones, especialmente de Centroamérica para indagar sobre el posible contagio por dengue, pero ahora la prioridad es el coronavirus.

Varios médicos, vestidos con batas blancas, interceptan a los viajeros antes de que pasen a la zona de recogida del equipaje

Varios médicos, vestidos con batas blancas, interceptan a los viajeros antes de que pasen a la zona de recogida del equipaje. A diferencia de hace unos meses, donde solo controlaban a los residentes en Cuba, ahora todos los viajeros deben rellenar un formulario donde se les pregunta desde su origen hasta si tienen fiebre o tos, también deben dejar sus datos de contacto y una firma.

«No me molesta llenar la planilla pero creo que esto no resuelve el problema porque no se está midiendo la temperatura de los viajeros, ni se están haciendo otros controles físicos», lamentó Kiara, una joven cubana que arribó la noche de este sábado con un vuelo de Air Canadá en el que llegaron decenas de turistas y algunos cubanos nacionales en ese país.

La pasada semana, las autoridades canadienses confirmaron el duodécimo caso de Covid-19 en el país. Aunque la llegada de turistas a Cuba cayó un 19,6% durante el mes de enero en comparación a igual periodo del año anterior, los visitantes provenientes de Canadá crecieron muy modestamente en un 2,1%.

En varios sitios digitales, los internautas cubanos han dejado mensajes pidiendo a las autoridades que cancelen la llegada de turistas y «cierren los aeropuertos», una medida que el Ministerio de Turismo no contempla, según confirmaron a 14ymedio fuentes del sector. «No podemos porque eso paralizaría al país y en la situación que estamos sería desastroso», añadió un funcionario de este ministerio.

Las autoridades sanitarias cubanas se han apresurado a asegurar la presencia en el país de los reactivos de laboratorio necesarios para el diagnóstico. (OPS)
Las autoridades sanitarias cubanas se han apresurado a asegurar la presencia en el país de los reactivos de laboratorio necesarios para el diagnóstico. (OPS)

Desde el inicio de la epidemia el pasado diciembre, todos los países han estado preparándose ante un posible contagio en sus territorios. Las medidas de protección individual incluyen realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de haber tenido contacto directo con personas enfermas o su entorno.

Estas recomendaciones, sin embargo, se topan en la Isla con el obstáculo de los problemas en el suministro de productos de aseo que se han recrudecido en los últimos meses. Recientemente un funcionaria de la empresa Suchel explicó que el plan previsto para la producción de jabón en 2019 ascendía a 21.000 toneladas, pero no pudo cumplirse por «atrasos en los pagos de cartas de crédito vencido».

El déficit afecta también a otros productos como el detergente para lavar la ropa, los lavavajillas y la crema dental.

El panorama de las farmacias no resulta tampoco alentador ante la amenaza del coronavirus. Con un déficit de medicamentos que en los últimos meses se ha agudizado, la posibilidad de acceder a productos tan básicos como un termómetro, un nasobuco (o tapabocas), antibióticos o un simple aerosol son cada vez más complicadas.

No obstante, las autoridades sanitarias se han apresurado a asegurar la presencia en el país de los reactivos de laboratorio necesarios para el diagnóstico del COVID-19, según una nota difundida por el Ministerio de Salud Pública.

«Mucho control sanitario en el aeropuerto y los baños están sucios, no hay jabón para lavarse las manos ni papel sanitario», lamentaba la noche de este sábado un cubano recién llegado el vuelo de Copa Airlines que viajó a la isla con su esposa y dos niños pequeños. Cada uno llevaba un tapabocas y «varios de repuesto» para el tiempo que pasen en la Isla porque el producto solo está disponible en unas pocas farmacias en divisas.

«Trajimos para nosotros y para la familia, porque mi madre está enferma de cáncer y debe protegerse mucho más porque su estado de salud es grave, pero no ha podido conseguir estos tapabocas en ningún lugar en Cuba», explica el viajero. «Hemos traído también gel para las manos a base de alcohol, jabones, detergente, toallitas desinfectantes y muchas vitaminas».

Los médicos recomiendan evitar el contacto estrecho con personas que muestren signos de afección respiratoria –como tos o estornudos–; mantener una distancia aproximadamente de un metro con aquellas con síntomas de infección respiratoria aguda; cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos a continuación.

«El país no está ni de cerca preparado para algo así, en los hospitales se cancelan cirugías electivas por falta de ropa o solución salina, imagina el caso de una epidemia, es que con el dengue no se da abasto, en algunos hospitales se han quitado los equipos de ejercicio en las salas de rehabilitación y han puesto camas. No están los recursos de protección, un nasobuco de tela como el que uso cada día no me protege de nada», comentó a este diario un médico que prefirió no decir su nombre.

Un funcionario del Ministerio de Salud Pública agregó que se está tratando de prestar «especial atención a la población más vulnerable y en particular a las personas de la tercera edad que además tienen una condición de salud subyacente, como una enfermedad crónica». «Estamos llamando a redoblar las pesquisas sobre ellos», detalló bajo anonimato.

Un estudio realizado recientemente alrededor de la edad de las personas contagiadas por la enfermedad y sobre la base de los 72.314 casos de Covid-19 confirmados, sospechosos y asintomáticos que había en China hasta el pasado 11 de febrero revela que el riesgo de muerte aumenta cuanto mayor es la edad.

La probabilidad de morir si es infectado por el virus es del 1,3% en personas de 50 a 59 años, del 3,6% de 60 a 69 años, del 8% de 70 a 79 años y del 14,8% en mayores de 80 años

La probabilidad de morir si es infectado por el virus es del 1,3% en personas de 50 a 59 años, del 3,6% de 60 a 69 años, del 8% de 70 a 79 años y del 14,8% en mayores de 80 años. En menores de 40 años la tasa es menor de 0,5%.

«Hay mucha persona mayor en situación vulnerable, porque o viven solas o no tienen acceso a muchos recursos debido a sus bajas pensiones o padecen de enfermedades crónicas», detalló una monja de la congregación religiosa de las Hijas de la Caridad que ayudan a ancianos en varios barrios de la capital cubana.

«Ahora mismo atendemos a más de 50 viejitos que están solos porque sus hijos emigraron y necesitan apoyo y mucha atención, hemos activado un protocolo especial de vigilancia sobre estas personas que serían las más frágiles ante el virus», detalla la religiosa.

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar