Democracia y PolíticaEconomíaPolítica

José Hernández: Nuestro periodo especial

venezuelaeconomia(3)
Con el perdón de los cubanos, vamos a hablar del periodo especial, esa franja de tiempo que va, más o menos, de 1988 a 1995, cuando la población de la isla se vio azotada, por el hambre, la ausencia de medicinas y la miseria. En Venezuela se vive algo similar, con el agravante de una violencia callejera demencial y endémica y una ineptitud policial que es la constante más precisa de los casi 18 años del chavismo en el poder.
En 1993 entrar a la librería La Moderna Poesía en La Habana era solo para encontrar títulos, muy contados, de Monteavila editores, que Venezuela regalaba. Como dicen los afectos al gobierno antillano, el fin de la Unión Soviética hizo que los rusos «abandonaran» su ayuda a la Isla.
A Venezuela, nunca la ayudó nadie, cada monitor, enfermera, médico, entrenador o militar de origen cubano fue pagado de manera solícita y en dólares por quienes ocupan Miraflores, sin contar los de sangre que son 100 mil barriles diarios de crudo. Hasta el 90 cumpleaños de la momia lo pagó Venezuela.
En ese tiempo quienes ejercen el poder en Cuba, recibieron ayudas hasta de sus vecinos y enemigos. Los de Miraflores se niegan a aceptar una mano de nadie y los chulos de siempre, Ortega, Correa y Evo son en esencia pichirres.
Es perverso y sin sentido eso de hacer competencia con lo malo: fulano tiene mal aliento -eso es hasta que te toque hablar con zutano-. Mi pareja es un desastre -viví con la mía para que veáis-. Pero nuestro periodo especial es terrible, es verdad que no padecemos leyes que nos hagan pagar condenas por tener más proteína animal que la permitida, tampoco tenemos las latas de carne rusa que se consiguen en los comercios cubanos de Miami. Pero tenemos el hampa, la inseguridad, la inflación y la absoluta y evidente convicción de que, en Venezuela, mañana será peor.
Tenemos oposición es cierto, pero también tenemos a Tibisay, a los Rodriguez Brother’s, a Cabello y Jaua.
Sí, señores, este es el mar de la felicidad, con periodo especial y todo.
Por eso el primero de septiembre tiene sabor a gesta, librarse de esta rémora centenaria del comunismo decadente es difícil. Los venezolanos han logrado reponerse a lo inicial y empezó el cambio, no será fácil; pero ¿Qué ha sido fácil desde el 4F  de 1992?
#RevocatorioYa

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar