DictaduraOtros temasPolíticaViolencia

Mary Anastasia O’Grady: Cómo los espías de Cuba siguen ganando

El aterrizaje fallido en un tramo accidentado de la costa venezolana la semana pasada por una banda de mercenarios con la esperanza de derrocar al dictador venezolano Nicolás Maduro es otra tragedia para la asediada nación.

La misión antes del amanecer estaba destinada a capitalizar el elemento sorpresa. Pero los soldados irregulares fueron confrontados de inmediato por las tropas venezolanas porque su operación había sido penetrada por inteligencia venezolana respaldada por Cuba. Algunos murieron en los combates y otros pudieron haber sido ejecutados. Entre los capturados hay dos estadounidenses.

La debacle es desmoralizante para una nación esclavizada que sufre privaciones y represión brutal. También es una oportunidad para reflexionar sobre las capacidades de guerra asimétrica de Cuba y la sofisticación de su aparato de inteligencia, que durante más de medio siglo ha dado vueltas alrededor de los EE. UU. Más allá del asesinato, el fiasco profundizará las sospechas y la desconfianza entre los miembros de la oposición, particularmente de “amigos” que dicen haber roto con la dictadura.

El gobierno de los Estados Unidos ha dicho que no tenía “participación directa” en la operación marítima. Jordan Goudreau, un ex Boina Verde que fue el líder del anillo de la trama, recibió cierto interés en sus servicios por parte de los asesores del presidente interino venezolano Juan Guaidó. Pero el equipo de comunicaciones del Sr. Guaidó ha emitido una declaración en la que insiste en que el presidente interino nunca aceptó lanzar la operación.

Goudreau, quien dirige la empresa de seguridad con sede en Estados Unidos, Silvercorp, aparentemente planeó provocar un levantamiento militar, detener a Maduro y llevarlo en un avión a los Estados Unidos.

Existe un acuerdo casi universal de que fue un esfuerzo imprudente. Sin embargo, es solo el último de una serie de intentos desesperados por intentar derribar la dictadura. Y aunque los métodos han variado, el denominador común en todos los levantamientos aplastados ha sido la eficacia con la que la inteligencia liderada por Cuba ha interrumpido los planes. En algunos casos, las conspiraciones pueden incluso haberse originado con agentes de seguridad estatal, que reclutaron a patriotas y mercenarios ansiosos y los prepararon para ser asesinados.

Esto también refuerza una sensación de inutilidad entre los posibles rebeldes.

Ya sea dentro de las fuerzas armadas o entre las filas de la oposición, muchos venezolanos ahora concluyen que los topos cubanos están en todas partes y es demasiado arriesgado confiar en alguien.

Esta es la clave de la estrategia de control de La Habana en Venezuela. También es una práctica habitual en la isla.

La lucha por liberar a Venezuela es una guerra de poder entre Estados Unidos y Cuba, que está respaldada por sus aliados Rusia, Irán y China. El conflicto se prolonga porque Cuba tiene la ventaja donde importa.

Cuando se trata de capacidades militares tradicionales, Estados Unidos se eleva por encima de sus adversarios. Pero La Habana domina el engaño, la inteligencia humana y la propaganda. Ha sido así desde los primeros días de la dictadura cubana. “Los cubanos fueron subestimados durante más de un cuarto de siglo”, escribió el ex analista cubano de la CIA Brian Latell en su libro de 2012, “Los secretos de Castro”. Estados Unidos pensó que estaba tratando con “aficionados de la liga de los matorrales” hasta que Florentino Aspillaga Lombard, un agente cubano altamente condecorado, desertó en 1987. Fue entonces Estados Unidos comenzó a comprender que la Cuba de Castro “había desarrollado un servicio de inteligencia extranjero que rápidamente ascendió a las filas de la media docena de los mejores del mundo”. Además, “en algunas especialidades encubiertas, particularmente en el manejo de agentes dobles y contrainteligencia”, durante décadas, el Sr. Latell escribió: “Los logros de Cuba no han tenido paralelo”.

Es un error pensar que se trata solo de personas como la analista de inteligencia de alto rango del Pentágono Ana Belén Montes, que fue expuesta como espía cubana en 2001 después de unos 16 años trabajando para el enemigo. Cuba tiene innumerables formas de difundir la desinformación, combatir a los críticos y ampliar su influencia. El acceso de regreso a la isla para periodistas y académicos, por ejemplo, es denegado cuando existe una cobertura desfavorable, lo que presumiblemente es la razón por la cual el suyo realmente no puede obtener una visa.

El chantaje es otro método de manipulación. Entrevisté dos veces a un desertor cubano que me dijo que su trabajo en Cuba era recuperar videocasetes de cámaras ocultas en habitaciones de hotel y residencias oficiales donde se alojaban dignatarios visitantes. El objetivo era capturar en la película comportamientos comprometedores que pudieran usarse para extorsionar favores políticos o, por ejemplo, forzar una renuncia. Con el intenso tráfico político y diplomático a la isla desde Europa y Washington, es una apuesta segura que al menos algunos se han visto comprometidos de esta manera.

El equipo de Guaidó dice que se opuso al plan de Goudreau en parte porque no confiaba en el ex general venezolano Cliver Alcalá, cuyo hermano es el embajador de Maduro en Teherán, pero afirmó haber cambiado de bando. Alcalá fue detenido en Estados Unidos por cargos de narcotráfico en marzo. Pero el hecho de que se haya acercado al equipo de Guaidó es otro crédito para la red de inteligencia de Cuba, muy probablemente en este caso con mucha ayuda de Irán.

 


Publicado originalmente en The Wall Street Journal el  10 de mayo de 2020 | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar