Cine y TeatroCultura y ArtesObituarios

Muere Donald Sutherland, icono del Hollywood rebelde y ganador del Oscar de honor

El actor de 'Orgullo y prejuicio', 'MASH', 'J.F.K.: Caso abierto' o 'Gente corriente' ha fallecido a los 88 años

                               Donald Sutherland, en el festival de San Sebastián en 2019 EFE

 

El actor Donald Sutherland ha fallecido este jueves a los 88 años, según ha confirmado su hijo, el también actor Kiefer Sutherland: «Con gran pesar les digo que mi padre, Donald Sutherland, ha fallecido. Personalmente me parece uno de los actores más importantes de la historia del cine. Nunca me amilanó un papel, bueno, malo o feo. Amaba lo que hacía e hizo lo que amaba, y nunca se puede pedir más que eso. Una vida bien vivida».

Galardonado por la Academia de Hollywood con un Oscar honorífico a toda su trayectoria (2017), Donald Sutherland (Canadá, 1935) fue uno de los nombres más potentes del último Hollywood, capaz de gestar una estirpe de intérpretes bajo su apellido. A sus 88 años deja una filmografía coronada por más de 200 producciones en cine y televisión, con estrenos en 2023 que demuestran que la jubilación nunca fue una opción para él. «No tengo dinero para vivir de las rentas, alimento a muchas bocas. No me puedo jubilar porque mi vida es el trabajo. Esto es una pasión. Los personajes que he interpretado me han dado disfrute y libertad para vivir la vida que nunca me hubiera atrevido a vivir»dijo el intérprete en 2019, en su última visita a España, donde recogió el Donostia de honor del Festival de San Sebastián.

 

 

 

Para la historia queda su recuerdo y sus personajes, del capitán ‘Hawkeye’ de ‘M.A.S.H.’ (Robert Altman, 1970), al Jesucristo de ‘Jonny cogió su fusil’ (Dalton Trumbo, 1971), el investigador privado de ‘Klute’ (Alan J. Pakula, 1971), el profesor de ‘Desmadre a la americana’ (John Landis, 1978), el atormentado padre de familia de ‘Gente Corriente’ (Robert Redford, 1980)  el héroe veterano de ‘Space Cowboys’ (Clint Eastwood, 2000) y su brillante trabajo junto a Julie Christie «Don´t Look Now» (1973, NIcolas Roeg),

Nombrado oficial de la Orden de Canadá en 1978, ha trabajado con muchos de los más grandes directores de cine, de Federico Fellini ‘Casanova’ (1976), Bernardo Bertolucci (dio vida al Attila Mellanchini de ‘Novecento’, en 1976) u Oliver Stone, para el que interpretó al Mister X de ‘JFK’ (1991). ‘Doce del patíbulo’ (Robert Aldrich, 1967), ‘La invasión de los ultracuerpos’ (Philip Kaufman, 1978), ‘Llamaradas’, (Ron Howard, 1991), ‘Buffy, la cazavampiros’ (Fran Rubel Kuzui, 1992), ‘Acoso’ (Barry Levinson, 1994), ‘Tiempo de matar’ (Joe Shumacher, 1996), ‘The Italian Job’ (2003), ‘Cold Mountain’ (Anthony Minghella, 2003), u ‘Orgullo y prejuicio’ de Joe Wright (2005) reflejan la diversidad de sus trabajos, alejados de lo que podría parecer el estereotipo de la estrella de Hollywood.

 

 

 

Además de sus papeles más clásicos, Donald Sutherland conquistó a los jóvenes con su papel de villano en ‘Los juegos del hambre‘, donde interpretaba al presidente Snow. En sus últimos años también apareción en ‘Ad Astra‘ junto a Brad Pitt.

Canadiense de nacimiento pero estrella de Hollywood por tesón y a su pesarDonald Sutherland fue siempre un amante del oficio, un inagotable trabajador de la interpretación que no ha vacilado al tener que saltar del cine a la televisión, del cine independiente a los ‘blockbusters’ de Hollywood. «No sé nada de Hollywood… Vivo en Miami, en Canadá, en Francia… No trabajo allí», llegó a decir. Incluso llegó a poner voz a un personaje de ‘Los Simpson’ en un capítulo.

 

 

 

En la pequeña pantalla ha dejado su inolvidable impronta –1.92 metros de altura, unos ojos azules profundísimos– en series como ‘El Santo’ (1965) o ‘Los Vengadores’ (1967). Ganó el Emmy con ‘Ciudadano X’ (1995) y el Globo de oro por ‘Camino a la guerra’ (2002). En sus últimos años dio vida a Paul Getty en ‘Trust’, (2018, serie de Danny Boyle) y acompañó a Nicole Kidman en ‘The Undoing’.

Una vida de 88 años que equivalen a tantas vidas, a tantas historias, que hacen del recuerdo de Donald Sutherland un reguero de rostros de personajes. Una trayectoria exprimida hasta el final: «Cuando empecé, nunca fue mi intención ser más que un actor de teatro. En los 60 ya pasé a la televisión y cuando pude hacer cine me lo pasé maravillosamente bien», dijo en San Sebastián. No es mal epitafio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba