Iván Duque, ganador de la consulta de derecha


En la consulta de derecha, llamada Gran Consulta por Colombia, la victoria de Iván Duque, candidato presidencial del Centro Democrático, según las cifras proporcionadas por la Registraduría, ya es un hecho. Con el 82,88 % escrutado, o sea, 86.301 mesas, Duque tiene 3.350.241 votos. Mientras tanto, Marta Lucía Ramírez tiene 1.270.905 y Alejandro Ordóñez apenas alcanza 320.194.

Pero la victoria de Duque no es solo en esa consulta. El candidato uribista, hasta el momento, también supera al ganador de la consulta de izquierda, Gustavo Petro. Esto, porque el candidato presidencial del movimiento Colombia Humana tiene 2.349.202 votos.

Además, con estos resultados parciales, también se evidencia que más colombianos salieron a las urnas a votar por la consulta de la derecha, que por la de la izquierda. De acuerdo con el boletín 23 del preconteo que realiza la Registraduría, se han contado 5.078.742 votos para la Gran Consulta por Colombia, mientras que la Consulta Inclusión Social por la Paz ha recibido 2.900.808, es decir, más de dos millones por debajo.

(Lea aquí: Gustavo Petro ganó la consulta presidencial de la izquierda).

Entre las 8:00 am y las 4:00 pm, horario en el que la gente pudo salir a votar, hubo polémica, porque en varios puestos de votación en distintas ciudades del país se acabaron los tarjetones para la consulta de Duque, Ramírez y Ordóñez. Fue tal la situación, que Duque y Ordóñez pidieron al Gobierno, después de reunirse con el ministro de Interior, Guillermo Rivera, que se ampliara el horario, algo que no fue aceptado por el registrador Nacional, Juan Carlos Galindo.

Duque fue avalado para ser el precandidato del Centro Democrático, después de que en diciembre de 2017 se realizaron varias encuestas internas en el partido para elegir un candidato entre Duque, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo, Maria del Rosario Guerra y Rafael Nieto. A pesar de ese triunfo, el único cargo de elección popular para el que había sido elegido con anterioridad fue para ser senador en 2014.

Aun así, su presencia en política no es nueva. Duque siguió los pasos de su padre, Iván Duque Escobar, quien llegó a ser gobernador de Antioquia y ministro, y estudió Derecho, aunque se especializó en economía, tema que ha sido central en su candidatura y en el que tiene una maestría de la American University, pues durante toda la campaña ha prometido, entre otras cosas, impulsar la llamada economía naranja. Es autor de libros como Efecto naranja, La economía naranja y Pecados monetarios.

Su paso en política inició a finales de los noventa, cuando llegó al Ministerio de Hacienda, durante el gobierno de Andrés Pastrana, en la de esa cartera estaba a cargo del ahora presidente Juan Manuel Santos, quien, dos décadas después, pasó de ser el jefe de Duque a uno de sus principales contrincantes políticos. Después de su paso por ese ministerio, Duque llegó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) donde tuvo dos cargos: representante de Colombia y jefe de la división de cultura, creatividad y solidaridad.

Y fue, justamente, en el Banco Interamericano de Desarrollo que conoció al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, con quien entabló no solo una relación profesional, sino también personal. Así, pasó de trabajar con Santos a ser asesor de Uribe en la ONU, después, su profesor asistente en la Universidad de Georgetown y, luego, a ser parte de la bancada del Centro Democrático en 2014.

El triunfo de este domingo deja a Duque en una posición privilegiada de cara a las elecciones de 2018 el próximo 27 de mayo, pues, de los precandidatos que se midieron en las urnas fue el que más votos obtuvo. Su fórmula vicepresidencial, como acordó la alianza, sería Marta Lucía Ramírez. A Alejandro Ordóñez le correspondería apoyar la candidatura de ambos.

Luego de que conocerse estos resultados, tanto Ramírez como Ordóñez se comprometieron a cumplir su palabra. Por un lado, la también exministra dijo: “Me siento muy orgullosa de haber sido parte de esta alianza, hemos tenido diferencias, pero, como en todo proceso, lo más importante es lo que nos une: el compromiso con unas instituciones fuertes y el compromiso con la ley.

Mientras tanto, Ordóñez, aunque dijo aceptar los resultados, criticó los inconvenientes que hubo durante la jornada electoral y afirmó quesolicito desde ahora una veeduría internacional. Lo que aconteció hoy con los tarjetones de la Gran Consulta por Colombia fue un atentado a la Democracia. La decisión del Estado para impedir que millones de colombianos ejercieran su derecho a votar”.