Derechos humanosÉtica y MoralGente y SociedadRelaciones internacionales

El Gobierno de López Obrador triplica las detenciones de emigrantes tras el pacto con Trump

Después de llegar a un acuerdo con EEUU para reducir los cruces fronterizos ilegales, el Gobierno de México ha triplicado en junio el número de detenciones de emigrantes en comparación con el año anterior.

Según recogió Bloomberg, un total de 29.153 inmigrantes indocumentados fueron detenidos el mes pasado, un aumento de más de un 200% desde junio de 2018 y de un 23% desde mayo de este año. Las deportaciones aumentaron 183% respecto al año anterior a 21.912, 33% más que el mes anterior, según datos del Instituto Nacional de Migración.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, envió miles de tropas de la guardia nacional a las fronteras sur y norte del país como parte de un acuerdo alcanzado con su homólogo de EEUU, Donald Trump.

El mandatario estadounidense amenazó en mayo pasado con aranceles generalizados si México no detenía a los emigrantes indocumentados.

El lunes, Trump dijo que los aranceles a México estaban fuera de la mesa porque el país estaba haciendo un «gran trabajo» para reducir los flujos migratorios de América Central a EEUU.

Desde Washington, Trump anunció que las redadas masivas contra inmigrantes con las que amenazó el mes pasado y luego pospuso durante dos semanas empezarán después del 4 de julio.

«Después del 4 de julio, mucha gente va a tener que salir«, dijo en declaraciones a periodistas en el Despacho Oval, precisó un reporte de EFE.

El presidente explicó que los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) «los van a detener y llevar de vuelta» a sus países.

«Tenemos un gran sistema para eso, y ha sido muy efectivo y será muy efectivo», dijo el presidente.

«Entonces, la gente que viene puede que esté aquí por un tiempo corto, pero van a irse, van a regresar a sus países. Se van a casa«, añadió el presidente.

A mediados de junio, Trump dijo por Twitter que el ICE iniciaría un proceso para deportar a «millones» de indocumentados.

Poco después, se supo que el ICE planeaba redadas masivas en diez ciudades del país a partir del 23 de junio para aumentar las deportaciones de familias indocumentadas que han recibido órdenes de expulsión.

El ICE iba a detener a unas 2.000 familias de indocumentados en las ciudades de Nueva York, Miami (Florida), Houston (Texas), Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland) y Denver (Colorado).

Las noticias sobre las posibles redadas indignaron a grupos de activistas y a la oposición demócrata, cuya líder, Nancy Pelosi, pidió a Trump que suspendiera esas operaciones «sin corazón» y que «inyectarían el terror» entre las comunidades de emigrantes.

Trump decidió entonces suspender durante dos semanas las redadas, tiempo para que demócratas y republicanos pactasen un acuerdo migratorio en el Congreso.

Hasta la fecha, sin embargo, no se ha alcanzado ningún acuerdo y el Congreso no se reúne esta semana con motivo del 4 de julio, la fiesta nacional en EEUU, en la que Trump tiene previsto enseñar músculo en un desfile militar.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar