DemocraciaEconomíaOtros temasSalud

España sufrirá la mayor recesión del mundo si hay un rebrote, con una caída del PIB del 14,4%

La OCDE señala que en dicho escenario la deuda pública se disparará al 129,5% del PIB y el paro crecerá hasta el 21,9% siendo nuestro país donde más aumentará el desempleo

España sufrirá una recesión que puede ser la mayor entre los países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Así lo vaticina el organismo en sus nuevas previsiones económicas, que dibujan dos escenarios según haya o no un rebrote en otoño. Si lo hay, el PIB de España se desplomará un 14,4% este año para crecer un 5% el que viene. Ello supondría que nuestro país sufriría la mayor caída este año entre los casi 50 países que analiza el organismo de todo el globo. Un dato que explica la magnitud de la crisis: España ya se ha dejado un 23,3% del PIB desde que arrancó la crisis, el mayor hundimiento entre los países contemplados, por encima del 18,4% que ha perdido la Eurozona.

La OCDE advierte de que la deuda está aumentando a niveles «extremadamente altos» en España y otros países. Según sus estimaciones el pasivo público escalaría en 34 puntos hasta el 129,5% del PIB en 2020 y el 128,8% en 2021, mientras que el déficit se situaría en el 12,5% este año y el 9,6% el siguiente. El desempleo, por su parte, escalaría al 20,1% en 2020 y al 21,9% el siguiente año, por la pérdida de trabajo de parte de los ahora afectados por ERTE.

En dicha hipótesis de rebrote del virus en otoño, Italia registraría un hundimiento del 14% (y una posterior recuperación del 5,3%) y Francia, un desplome del 14,1% (a lo que seguiría un rebote del PIB del 5,2%). Alemania recogería una recesión del 8,8% y luego una recuperación del 1,7% mientras que Estados Unidos sufriría una recesión del 8,4% y un crecimiento del 1,9 el siguiente año.

A lo largo de los dos años de proyección, solo Islandia (con una caída acumulada en dos años del 9,1% frente a 2019) e Irlanda (-8,8%) tendrán un peor desempeño que España (que a finales de 2021 aún tendrá un PIB un 8,4% inferior a su nivel precrisis) si se produce este escenario pesimista. Las estimaciones reflejan el golpe de la crisis sanitaria y en ese caso, Corea sería el país que menos caería este año, con un -2,5% en 2020 y un 1,4% de crecimiento en 2021. China (con un -3,7% en 2020 y un 4,5% en 2021) e India (-7,3% y un 8,1% respectivamente ) serían los estados que tendrían mejor desempeño a lo largo de los dos años en este escenario de vuelta al confinamiento en otoño.

 

 

Unas cifras que hacen palidecer las previsiones del Gobierno, que prevé una caída del 9,2% este año y un rebote del 6,8% en 2021, una deuda pública del 115,5% y un déficit del 10,3%, que se encuadraría en la hipótesis de que no va a haber un rebrote. En este caso, la OCDE augura que la caída del PIB español será del 11,1% este año para crecer un 7,5% el siguiente. El paro se iría al 19,2% y al 18,7% este año y el siguiente mientras que el impacto sobre las cuentas públicas se materializaría en una deuda pública del 117,8% este año y del 115,8% el siguiente, además de un déficit del 10,3% (misma previsión que el Gobierno) en 2020 y un 6,2% en 2021.

 

 

 

«Estamos ante la mayor recesión global vista desde que se fundó este organismo hace sesenta años», ha señalado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en rueda de prensa desde París. Porque el organismo prevé que la economía mundial se contraiga una horquilla entre el 7,6% –con una recuperación del 2,8% en 2021– en el peor escenario, y el 6% –con un rebote del 5,2% el próximo año–. En fin, una caída monumental que cuatriplica la que se sufrió durante la crisis de 2009.

 

 

 

La institución calcula que el impacto del confinamiento sobre la actividad en España ha sido el más alto, con un 36,5% menos de producción, frente al 34% de Italia, el 32% de Reino Unido y Francia o el 35% de Alemania. Ello se explica por el mayor daño a los servicios que se da en nuestro país con una caída del 46% de su actividad por cada semana de confinamiento, una cifra que es la mayor entre los países analizados frente a la de Francia (41%), Italia (43%) o Alemania (39%).

Por la mayor dureza del confinamiento en España y la estructura productiva de nuestro país, más dependiente del turismo y con empresas, de media, más pequeñas que buena parte de las potencias mundiales, este golpe a los servicios se amplifica en el PIB español.

 

 

 

España es de hecho el cuarto país con más empleos afectados por el confinamiento, al impactar más sobre sectores fuertes como el turismo o la producción automovilística, con un 44,2% del total de trabajadores, tras Grecia (45,5%, debido a la importancia del turismo y de la industria naval), Reino Unido (44,7%, también con una industria automovilística fuerte) y Canadá (44,5%).

 

 

 

 

En cuanto al desempleo, el organismo señala a España como el país donde más aumenta por cada punto de destrucción de PIB, lo que explica la elevada tasa que alcanzará nuestro país. Por cada punto de caída del PIB, según la ley de Okun calculada por el organismo en base a los datos de los últimos 20 años, el desempleo aumenta en 0,8 puntos.

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar