Derechos humanosDictaduraSalud

Médicos cubanos en el exterior solicitan a Trump restituir programa de Parole

Los profesionales de la salud ya habían mandado cartas, con el mismo reclamo, a los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez

Resultado de imagen para medicos cubanos exiliados

VILLA CLARA, Cuba.- Miles de profesionales de la salud que han abandonado las misiones médicas de Cuba en terceros países, se unen para enviar un mensaje al presidente estadounidense Donald Trump y solicitarle que restituya el programa de visas conocido como Cuban Medical Professional Parole (CMPP), eliminado desde enero del 2017.

Este programa, anulado por el expresidente Barack Obama, posibilitaba que los médicos que abandonaban los programas sanitarios de la isla en diferentes países latinoamericanos fueran admitidos en los Estados Unidos. Este beneficio fue removido junto a la política “Pies Secos, Pies Mojados”, que otorgaba privilegios a los inmigrantes cubanos que lograban llegar a territorio estadounidense.

A través de un video publicado en YouTube, los médicos exponen el por qué resulta necesario la reactivación de este programa, y en las imágenes muchos alegan las razones por las cuales abandonaron las misiones de salud de Cuba, una importante fuente económica para el régimen de La Habana, pero también un mecanismo de explotación moderna.

Al inicio del comunicado, el doctor Alejandro Rodríguez Martínez afirmó que los galenos antillanos fueron “pero nunca más seremos tratados como mano de obra barata”, en referencia a los bajos salarios que el gobierno cubano les pagaba por sus servicios, mayormente en comunidades de difícil acceso. Los profesionales solo recibían el 30% del monto acordado por el país con Cuba, el resto iba a las arcas estatales, supuestamente para mantener el deplorable sistema de Salud Pública en la isla y otras necesidades.

El especialista en Medicina General Integral, Dr. Alain Michel Ramírez, refiere que fueron utilizados como moneda de cambio por el régimen de Cuba y Venezuela, mientras que la doctora Lizandra Carrarero Alarcón lucha por el PAROLE “porque tengo decisión propia, porque elijo mi vida y mi futuro y no lo que dice un títere sentado en su oficina”.

Estos médicos, considerados “traidores de la Patria” por la Isla comunista, son sancionados con la prohibición de entrada a Cuba durante ocho años, una medida arbitraria y violatoria de los más elementales derechos humanos. Pese a dicha inhumana disposición, muchos han decidido romper las cadenas y se han refugiado en diversas naciones de Latinoamérica, con el anhelo de tocar en algún momento tierra estadounidense.

Con anterioridad, los médicos cubanos residentes en el exterior habían mandado cartas, con el mismo reclamo, a los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes han solicitado al Departamento de Estado restaurar este programa de parole, y degradar la calificación de la isla en el informe sobre tráfico humano que cada año compendia la agencia, tras revelarse detalles de la participación de los profesionales cubanos en el programa Más Médicos en Brasil.

En diciembre pasado, cerca de 2000 galenos decidieron quedarse en el gigante sudamericano a partir de la unilateral retirada de Cuba de su convenio sanitario, al no acceder a las peticiones del nuevo presidente de esa nación, Jair Bolsonaro. A ellos se le suman miles, dispersos por otros países del continente y que se encuentran en precarias condiciones económicas, pues muchos de ellos no cuentan con estatus legales ni permisos laborales.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar