EconomíaGente y SociedadOtros temasSalud

México intenta reactivar su economía bajo el signo del coronavirus

Los fabricantes de automóviles alemanes Volkswagen y Audi esperaban reanudar la producción en Puebla, México, a fines de esta semana. Pero no será así.

El gobierno regional emitió un decreto el viernes 22.05.2020 según el cual, debido a la COVID-19, «actualmente no se dan las condiciones para reanudar la actividad automotriz y de construcción», ya que para eso debería disminuir el número de infecciones.

En otras partes del país, la producción de automóviles, uno de los rubros económicos más importantes del país, se reanudó la semana pasada. General Motors y BMW comenzaron con un regreso escalonado en el estado de San Luis Potosí.

Bajo presión

México es un importante lugar de producción para el mercado estadounidense, y Estados Unidos, en particular, ejerció mucha presión sobre las empresas y los políticos para que reabrieran las plantas de fabricación, a pesar de la alta tasa de infecciones.

Como resultado de la interrupción de la producción debido al coronavirus, las exportaciones de automóviles de México a EE. UU. cayeron un 80 por ciento en abril, y las de otros mercados, en un 75 por ciento. En abril, la balanza comercial mexicana tuvo un déficit histórico de 3.000 millones de dólares. Las exportaciones de petróleo se redujeron en dos tercios, y las de todas las demás mercancías, en casi un 40 por ciento.

Pero hay otras malas noticias: según cifras preliminares, se pronostica una pérdida de 400.000 empleos para mayo. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pronosticó que los efectos de la epidemia en México probablemente provocarán la pérdida de, en total, casi un millón de empleos.

«Un milagro»

A pesar de esas cifras alarmantes, él sigue siendo optimista y ve signos de recuperación. Los ingresos fiscales «no descendieron, eso es un milagro», señaló. En mayo se espera un aumento del 2,6 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado.

En un video en las redes sociales, López Obrador publicó más datos alentadores: en marzo, las remesas de mexicanos en el extranjero alcanzaron un máximo histórico de 4.000 millones de dólares, a pesar del desfavorable ambiente económico en Estados Unidos, donde se han perdido más de 38 millones de empleos hasta el momento.

El presidente pidió de nuevo que se mantenga la disciplina. La etapa más crítica de la epidemia está a la vuelta de la esquina, especialmente en Ciudad de México. Desde que comenzó la epidemia de coronavirus, se registraron más de 68.000 infecciones y 7.400 muertes en todo el país.

Nuevos puestos de trabajo

A pesar de las cifras, López Obrador reafirmó su promesa de crear dos millones de nuevos empleos este año. «Supongo que se perderán un millón de empleos debido al coronavirus. (…) Pero también me gustaría decir que ya tenemos un plan», dijo el presidente.

A través de programas como Jóvenes Construyendo el Futuro, Programa de Mejoramiento Urbano y Sembrando Vida se crearían más de 200.000 empleos por cada proyecto. También habría proyectos de infraestructura, como la línea ferroviaria del Tren Maya, la construcción de la refinería Dos Bocas y el nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, en Ciudad de México.

Críticas de los empresarios al presidente mexicano

Los empresarios, sin embargo, han criticado con severidad la gestión de la crisis que ha llevado a cabo hasta hora Andrés Manuel López Obrador. La confederación patronal Coparmex solicitó la semana pasada al gobierno que cambiase de rumbo.

Hasta el momento, según los empresarios, el gobierno mexicano no ha tomado medidas efectivas para proteger las empresas que crean empleos en el país. Una vez más, pidieron ayuda gubernamental y el fin de la política de austeridad.

Es hora de trabajar duro por los trabajadores del país y «romper la alcancía del gobierno para evitar más desempleo», según el comunicado de Coparmex. «Él (el presidente) debería renunciar a la indiferencia ante la bancarrota corporativa y liderar la cruzada para defender el empleo», según el sector empresarial mexicano.

Sin embargo, López Obrador no se deja impresionar, y resalta que los empresarios han utilizado paquetes de rescate para su propio beneficio a lo largo de la historia.

«Un modelo mexicano»

En cambio, el presidente de México defiende su enfoque de política de austeridad, programas sociales y microcrédito: «Hasta ahora hemos emitido 752.000 préstamos por un volumen total de 45 mil millones de pesos [alrededor de 2.000 millones de dólares]». López Obrador anunció que se emitirán un total de cuatro millones de préstamos.

«La economía se reactivará con las transferencias de dinero desde el exterior, con todo el programa de asistencia social». Este es un modelo mexicano, dice el presidente, criticando, al mismo tiempo, la política neoliberal.

«En todas partes la misma receta: reformas estructurales en impuestos, energía, trabajo, educación. Al menos en México esto ya no es aceptable», subrayó AMLO. «Partimos de nuestra realidad, es nuestro propio modelo. Ya no solo mediremos el crecimiento económico del país, sino también el bienestar, y que haya democracia y libertad», añadió.

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. 

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar