Otros temasRelaciones internacionalesSalud

Un agente del Mosad narra cómo los países lidian una guerra encubierta por los respiradores

Los precios se han cuatriplicado y todos los países pujan para comprar estos materiales ante la escasez que ha provocado el alto número de infectados, más de 850.000 en todo el mundo

(EFE).- Países de todo el mundo utilizan a sus servicios de inteligencia en la batalla en la que se ha convertido la adquisición de material sanitario, sobre todo respiradores artificiales, para afrontar la crisis coronavirus, describió un agente del Mosad, encargado de comprar equipamiento para Israel.

«Estamos usando todas nuestras conexiones especiales para ganar la batalla y hacer, probablemente, lo que está haciendo todo el mundo: conseguir existencias encargadas por otros», admitió un agente identificado por la inicial Het en el programa de investigación Uvda del Canal 12.

La agencia de espionaje en el exterior ha logrado ya fletar tres cargamentos de equipos al país, entre otros materiales con 27 ventiladores para UCIs, y esperan la llegada de otros 160 esta misma semana.

«He supervisado muchas operaciones en mi vida y nunca he gestionado una operación tan compleja«, declaró el oficial de inteligencia, que detalló algunas de las frustraciones encontradas en el camino.

Un avión con material sanitario que había comprado Israel en otro país no obtuvo finalmente el permiso para despegar, por lo que se perdió la adquisición y, en otra ocasión, camiones llegaron a las puertas de una fábrica a recoger equipamiento comprado por el Mosad en un país europeo, solo para descubrir una vez allí que poco antes otro estado se lo había llevado.

El Mosad, dependiente de la Oficina del Primer Ministro, ha recibido el encargo en Israel de obtener en otros países equipamiento como mascarillas, guantes, test de coronavirus, medicinas y, sobre todo, los preciados ventiladores

El Mosad, dependiente de la Oficina del Primer Ministro, ha recibido el encargo en Israel de obtener en otros países equipamiento como mascarillas, guantes, test de coronavirus, medicinas y, sobre todo, los preciados ventiladores, imprescindibles para salvar decenas de vidas en la situación actual.

Het asegura que los precios se han cuatriplicado y todos los países pujan para comprar estos materiales ante la escasez que ha provocado el alto número de infectados, más de 850.000 en todo el mundo.

Hasta el momento en Israel hay más de 5.500 infectados y 21 personas han fallecido, y el país cuenta con unos 1.500 ventiladores, según un informe de la comisión parlamentaria para el coronavirus.

En los próximos días, el Mosad podría cerrar la compra de 1,5 millones de mascarillas, dos millones de guantes y material de protección y unos 180 ventiladores más, aseguró la misma fuente. La meta que se ha puesto este organismo de Inteligencia es conseguir 7.000 respiradores artificiales.

Para las operaciones de compra, el programa de investigación reveló que el Mosad recibe más de 2.000 pistas cada día, algunas de ellas falsas y otras donde otros países finalmente se adelantan en la adquisición.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) contactó esta semana con gobiernos de países miembros del G20 para pedirles que aumenten la producción de equipamiento médico para hacer frente a la pandemia de COVID-19, ante la escasez de material de protección para sanitarios.

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar