Voluntad Humanista en lucha al lado del pueblo de Nicaragua

Hace un año, el 25 de septiembre de 2017, los Socialcristianos leales a nuestros valores y principios ideológico-políticos, redefinimos nuestra estrategia para alcanzar en Nicaragua una democracia con justicia social tal como lo definieron y soñaron hace 61 años nuestros fundadores el 25 de septiembre de 1957; en esa fecha con nuestro país sometido a la dictadura somocista, presentaron nuestros fundadores una opción política popular de esencia cristiana que transformara nuestra sociedad en base a las libertades y la justicia social.

Hace un año decidimos crear en esa redefinición del camino estratégico socialcristiano, una instancia que más que unas nuevas siglas o una división más de esas que han surgido por deslealtades a nuestras posiciones doctrinarias, sería una instancia voluntaria de trabajo con los ciudadanos que aspiran a una sociedad democrática en base a los valores éticos, humanistas y cristianos.

Así nació el año pasado Voluntad Humanista Social Cristiana, VHSC, que se planteó trabajar en tres puntos concretos, primero, dedicarnos a impartir formación política democrática en base a valores éticos y humanistas que nos preparen para la futura democracia; segundo, promover la unidad de la oposición que quiere la salida de la dictadura y el advenimiento de una democracia con pluralismo político, justicia social y una economía al servicio de la persona humana; y tercero, aportar a la construcción de la alternativa frente a un régimen agotado que ya no tenía nada que ofrecer al pueblo de Nicaragua.

En esas labores estábamos, realizando el primer diplomado en Política, haciendo gestiones de unidad ante otros grupos opositores y trabajando en crear en conjunto con las fuerzas democráticas la alternativa a la dictadura, cuando los campesinos y los estudiantes universitarios iniciaron valientemente a partir del 18 de abril de 2018 una insurrección cívica como un despertar de las ansias de libertad, justicia y democracia de todo el pueblo de Nicaragua, marcando un hito ejemplar en las luchas de liberación de Nicaragua.

La reacción de la dictadura frente a esta revolución democrática cívica fue la represión brutal que nos ha dejado a los nicaragüenses un doloroso saldo humano de 512 muertos, más de 4 mil heridos, y más de mil encarcelados, secuestrados y desaparecidos, además de 25 mil compatriotas que han huido del país por la represión y la inseguridad existentes (ANPDH).

Esta represión del gobierno, la más grande en la historia republicana de Nicaragua ha despojado al régimen de toda autoridad moral, legitimidad y credibilidad para seguir gobernando, quedando como simples usurpadores del poder, pero a la vez ha despertado al pueblo que respondió con movilizaciones masivas de protesta jamás vistas antes en la historia de Nicaragua.

Ante esta nueva situación, Voluntad Humanista Social Cristiana permanece unida a la lucha frontal contra el régimen Ortega-Murillo, se ha unido a las denuncias internacionales de la represión y la violación de los derechos humanos de los nicaragüenses por parte del régimen, y coincide con la comunidad internacional, OEA, ONU, Unión Europea, Internacionales políticas, IDC, ODCA y otros organismos regionales, que urgen por un diálogo nacional de buena fe mediado por los Obispos católicos, que lleve a una solución política y pacífica del conflicto adelantando las elecciones para que de forma libre, transparente y observada nacional e internacionalmente, sea el soberano, el pueblo, quien decida qué gobierno elige para dirigir la nación.

La VHSC sigue trabajando en los objetivos que definió hace un año, seguiremos en la formación política para el futuro, aún hayamos realizado nuestros primeros programas en medio de las situaciones de zozobra e inseguridad de estos meses, seguimos con nuestra vocación de unidad, nos hemos integrado a la alianza cívico-política Democracia en Marcha junto a doce organizaciones, y más recientemente nos hemos integrado a la Asamblea Cívica por la Justicia y la Democracia que ha organizado la Alianza Cívica que nos ha representado a la oposición en el diálogo nacional, lamentablemente hoy en receso por falta de voluntad del régimen para reiniciarlo.

Seguiremos como socialcristianos en la lucha contra la dictadura, haciendo presencia en los actos de protesta, exigiendo la libertad de los presos políticos, solidarizándonos con los familiares de los caídos, los detenidos y perseguidos, y agradeciendo a la comunidad internacional por su irrestricto apoyo al pueblo de Nicaragua y sus presiones para facilitar una salida a la crisis de nuestro país.

Exigimos al gobierno cese la represión, exigimos la libertad de los presos políticos, y que acepte de inmediato la reanudación del diálogo nacional con la mediación de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, y la inclusión de garantes internacionales que permitan cristalizar una pronta salida a la crisis, y se abra una etapa de tranquilidad para impulsar la democracia, la justicia y el desarrollo humano para todos los nicaragüenses.

Managua, Nicaragua, 25 de septiembre de 2018.

 

Comisión Coordinadora de Voluntad Humanista Social Cristiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar