CulturaGente y Sociedad

Arnoldo Kraus: Una trilogía indispensable

De pronto te encuentras con una idea de Kevin Toolis: “El mundo tiene sentido para nosotros porque fallecemos, no por lo contrario”. Y de pronto no es tan de pronto. Hay atrás días, historias, amigos, nacimientos, muertes. Y hay atrás noches, pérdidas, tropiezos y preguntas sin respuestas.

La apuesta es complicada: es necesario sumar días y noches. Toolis sabe: nativo de Edimburgo, hijo de irlandeses, filósofo, director, reportero, experto en terrorismo y escritor de guiones para cine. Muchas miradas: la vida significa debido a la muerte.

 

 

Ilustración: Estelí Meza

 

Zygmunt Bauman cavila en el mismo sentido: “Es porque sabemos que debemos morir por lo que dedicamos tanto empeño a hacer la vida”. Las cursivas utilizadas por Bauman, morir, hacer, encierran un propósito: primero  laborar, esforzarse, construir o destruir, y después finalizar. Bauman sabe: sociólogo, filósofo, ensayista. Abandonó Polonia debido al antisemitismo: los desterrados leen la vida desde otros ángulos. Zygmunt inventó el mundo líquido.  En el futuro, ¿todo será líquido? Eso piensa Bauman: sus libros sobre   amistad, amor, vida, maldad  y educación llevan en el título la palabra líquido.

Ambas ideas me conducen a Elias Canetti: “¿Cuántas personas pensarían que merece la pena vivir sabiendo que no van a morir?”. Canetti sabe: navegó por la ficción, el ensayo y el teatro; su obra le hizo acreedor del Nobel de Literatura. Habló y describió las características de la masa. Nadie la ha penetrado como él. Canetti planteó su pregunta sin haber leído ni a Toolis ni a Bauman. Los tres hablan de lo mismo.

La ecuación es sencilla: La vida tiene sentido gracias a la muerte. Si la inmortalidad se convierte en realidad, tal y como ahora postulan futuristas y científicos, el sentido de la vida, ¿cambiará o se perderá? Quienes nacieron después de 1970, sugieren los futuristas, podrán ser inmortales. Si en 2020 el ser humano destroza lo que destroza, ¿qué sucederá si alcanza la inmortalidad? Mejor leer a Toolis, Bauman y Canetti.

 


Arnoldo Kraus

Profesor en la Facultad de Medicina de la UNAM. Miembro del Colegio de Bioética A. C. Publica cada semana en El Universal y en nexos la columna Bioéticas.

 

 

 

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar