Derechos humanosDictaduraGente y SociedadOtros temasSalud

Juan Guaidó propone un gobierno de emergencia nacional sin Nicolás Maduro y con apoyo económico internacional

El primer movimiento del gabinete sería solicitar un préstamo de 1.200 millones para combatir el coronavirus en Venezuela

Juan Guaidó ha lanzado una propuesta de calado político en medio de la pandemia global: un gobierno de emergencia nacional, sin la presencia de Nicolás Maduro, cuyo primer movimiento sería la solicitud de un préstamo de 1.200 millones para combatir al coronavirus. «Planteo instalar un gobierno de emergencia nacional, que por razones obvias, no puede encabezar Maduro. Que incluya a todos los sectores políticos y que delegará en el Consejo de Estado paritario las decisiones fundamentales para la emergencia, estabilidad y reconciliación», anunció el presidente encargado.

El envite opositor sucede tras la persecución por narcoterrorismo emprendida por fiscales estadounidenses contra Maduro y los principales jerarcas del chavismo y en medio de la pandemia provocada por el coronavirus, que según los análisis de la comisión de científicos creada por el Parlamento puede convertir a Venezuela en el país con más infectados y muertos del subcontinente. De momento, el gobierno bolivariano sólo reconoce 119 positivos y dos víctimas mortales, mientras persigue y detiene a médicos y periodistas que aportan otras informaciones.

«Los que rodean a Maduro deben entender la gravedad de las acusaciones y que es absolutamente imposible que bajo su usurpación exista ningún tipo de solución para el país o para nuestras familias», añadió el presidente legítimo de la Asamblea Nacional (AN). Las dos solicitudes de préstamo del gobierno bolivariano al Fondo Monetario Internacional (FMI), de 5.000 millones y 1.000 millones, fueron rechazadas al no reconocer al «hijo de Chávez» los países que integran la organización internacional.

Guaidó propone abrir de inmediato un canal humanitario que permita la entrada de ayuda internacional, imprescindible para un país derruido tras dos décadas de revolución. La ayuda alimenticia sería asignada directamente a las familias más vulnerables, que dependen de lo que consigan cada día para comer, así como la asignación de recursos económicos directos.

De momento, al margen de la destrucción del sistema de sanidad pública, el país con más reservas de petróleo de todo el planeta no cuenta con gasolina en medio de la crisis, ante la desesperación de médicos y personal sanitario que ni siquiera pueden conseguir combustible para desplazarse a sus centros hospitalarios.

El gobierno de emergencia nacional incluiría a todos los sectores políticos, incluido el chavismo. «Debemos ser realistas: para que sea posible y que sea sostenible, un gobierno de emergencia nacional no puede estar conformado sólo por quienes piensan como nosotros», aclaró el líder opositor.

«Esto no es un tema político, sino humanitario. Para evitar miles de muertos necesitamos financiamiento internacional, el cual nadie dará a Nicolás Maduro, quien es desconocido por el mundo y acusado judicialmente por cargos de narcotráfico y terrorismo internacional», subrayó Guaidó.

HOJA DE RUTA

En la hoja de ruta trazada por el presidente encargado figura la aprobación en la Asamblea Nacional de una nueva ley de garantías, estabilización democrática y reconciliación nacional. La violación de los derechos humanos se excluye de este acuerdo, denominado Plan José María Vargas en homenaje al primer presidente civil del país, que además era médico cirujano. Sólo hace unos meses, la revolución cambió el nombre del estado Vargas, vecino a Caracas, por La Guaira.

«Como diputada y médico venezolana, conociendo el impacto dramático que ha tenido el covid-19 en Europa aún teniendo un sistema de salud vigoroso, doy respaldo a la propuesta firme y noble que tiene Juan Guaidó ante la necesidad de protección al pueblo venezolano», señaló Dinorah Figuera, parlamentaria perseguida por la revolución y exiliada en España.

Desde la cúpula chavista el encargado de desestimar en primera instancia la propuesta fue Diosdado Cabello, quien también figura en primera línea de la acusación por narcoterrorismo. El líder del ala radical aprovechó para anunciar que la Asamblea Constituyente, órgano revolucionario que funge como el Comité de Salud Pública de la Revolución Francesa, aprobará en breve una ley contra partidos opositores, organizaciones no gubernamentales y «personalidades de la contrarrevolución». Cabello les acusa de estar financiados con «millones de cualquier país». «Van a rendir cuentas o serán considerados delincuentes, como debe ser», destacó. La agencia antidrogas de EEUU, la DEA, ofrece 15 millones de dólares por cualquier información que conduzca a la detención de Maduro, así como 10 millones por Cabello.

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar