Democracia y PolíticaDerechos humanosDictaduraRelaciones internacionales

La batalla diplomática del siglo en América Latina

Se trata del control de la OEA y es muy importante.

El uruguayo Luis Almagro tratará en marzo de reelegirse como secretario general de la OEA. Ojalá lo logre. Es un abogado que procede de la izquierda. Fue canciller en el gobierno de Pepe Mujica. Esa circunstancia desmiente que sea un representante de la rancia derecha latinoamericana o un hombre al servicio de la CIA. Incluso, fortalece su posición frente a la dictadura de Nicolás Maduro, su defensa de los más de 4 millones de exiliados venezolanos y sus denuncias contra la tiranía cubana y los asesinatos y la represión de Daniel Ortega.

Su más dura contendiente es la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, nacida en 1964, ex canciller de Rafael Correa. Esta dama, graduada de la Universidad Católica de su país, es una ficha clave en la diplomacia del “socialismo del siglo XXI” bajo la discreta tutela de La Habana. Como afirma el politólogo boliviano Carlos Sánchez Berzaín, es asombroso que quien maneja una parte sustancial de la OEA sea un país que desprecia a la organización y que no pertenece a ella.

La señora Espinosa es la mujer de Eduardo Mangas, nicaragüense sandinista nacido en 1974, una década después de su esposa, e ideólogo de la secta. Graduado de la UCA en Managua –un vivero de la izquierda totalitaria y colectivista desovada por los jesuitas en Centroamérica- ha sido asesor de Ricardo Patiño, también canciller de Ecuador durante el largo gobierno de Correa.

Patiño es un viejo y leal colaborador de los servicios cubanos. No puede ignorarse que Ecuador es de las naciones más penetradas por “los cubanos”, como describiera Enrique García cuando se exilió, ex oficial de inteligencia de La Habana destacado en ese país. Hubo un periodo en el que Cuba subsidiaba a prácticamente todas las grandes formaciones políticas de Ecuador, menos a los socialcristianos.

No se trata, pues, de la competencia legítima entre dos diplomáticos con carreras parecidas respaldados por países que procuran el desarrollo de los pueblos de acuerdo con un modelo objetivamente probado. La disputa es entre dos concepciones absolutamente diferentes de la vida pública. En una de ellas el Estado está al servicio del individuo. En la otra, es el individuo el que está al servicio del Estado, de un partido o de un líder supremo.

Almagro es un hombre de izquierda que responde a los principios de la democracia liberal –transparencia, separación de poderes, honradez administrativa, mercados libres, elecciones plurales y periódicas y democracia representativa-, mientras que Espinosa es cautiva de las supersticiones del socialismo del siglo XXI: gobiernos de mano dura, sujeción de los otros poderes a los dictados o caprichos del Ejecutivo, nada de respeto por los derechos humanos, el Estado como centro y objeto de las transacciones económicas, gasto público excesivo, controles de precios, inflación galopante y el resto de las señas de identidad de ese tipo de gobierno que, por cierto, nada tiene que ver con lo que sucede en los países escandinavos.

Un dato muy revelador: mientras Almagro es respaldado por el Uruguay presidido por Lacalle Pou, pese a haber sido un funcionario prominente del Frente Amplio: a Espinosa la rechaza Ecuador, que prefiere a Almagro. ¿Por qué? Acaso porque Lenín Moreno, el presidente del país, conoce muy de cerca al matrimonio Espinosa-Mangas y quiere ahorrarle a América la subordinación de la OEA a los dictados de Cuba, Venezuela y Managua.

La Argentina de Fernández y Cristina, y el México de López Obrador –naturalmente- son los sostenedores de la candidatura de Espinosa, acompañados por varios de los islotes del Caricom, mientras Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile y el resto de las naciones del Grupo de Lima (por ahora con la dubitativa excepción de Panamá), apoyan a Luis Almagro. Pero tal vez la clave del resultado electoral esté en las manos de Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la OEA, abogado norteamericano de padres cubanos.

Trujillo, que ha demostrado sus habilidades diplomáticas y cuenta con el apoyo de Mauricio Claver-Carone, director del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, y con el de Mike Pompeo, secretario de Relaciones Exteriores de la Casa Blanca, tiene la obligación de hablar con cada una de las cancillerías involucradas en la votación para explicarle que estos comicios tienen consecuencias.

Cada país tendrá que tomar su decisión y pechar con ella. Supuestamente, habrá recompensas y castigos, refuerzos positivos y negativos. En estas elecciones se juega algo extraordinariamente importante: la alineación del máximo organismo regional ante la disputa entre dos concepciones opuestas de la organización de la sociedad que están a punto de chocar. Por eso le han llamado la batalla diplomática del siglo. El asunto es muy serio. Muy importante.

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar