Cultura y ArtesMúsicaObituarios

Muchas noches por delante con McCoy Tyner

Es más fácil decir qué estilo musical al piano no frecuentó McCoy Tyner que lo contrario. Grabó, sin exageración, más discos como líder que años tenía y falleció con 81 la semana pasada. Colaboró con decenas de gigantes del jazz. Pero seguramente, él mismo mejor que nadie, sabía que cuando se marchara, semejante currículum quedaría a la sombra de su trabajo a la vera de John Coltrane.

 

«Autumn leaves», en concierto en el Merkin Hall, Nueva York, en 1988.

 

Los titulares que dan cuenta de su muerte mencionan casi siempre al saxofonista y los aficionados recitan su nombre nueve de cada diez veces acompañado de los de Jimmy Garrison y Elvin Jones, contrabajo y batería, del mejor cuarteto coltraniano. Normal: son palabras mayores y lo sabe cualquier que tenga más de veinte discos del género.

 

En 1965, en Bélgica, miembro de un cuarteto legendario: John Coltrane (saxo), Jimmy Garrison (contrabajo), y Elvin Jones (batería). Interpretan «My favorite things» (The Sound of Music).

 

Puso por primera vez su teclado al servicio del genio siendo casi un adolescente y muy poco después escalaba con Coltrane uno de sus primeros ochomiles, My favorite things, y sobre todo el tema que da título al disco, la primera de una colección de obras maestras, entre ellas Crescent, el disco cantado por Johnny Hartman o la suite en cuatro tiempos A love supreme. Lo dijo Coltrane una vez pero no hacía falta porque era patente: “Trabajar con McCoy es como llevar unos guantes que te encajan a la perfección”.

 

El «McCoy Tyner Trio» interpretando «We’ll be together again»: McCoy Tyner, piano; Steve Davies (contrabajo); Lex Humphries (batería). Del album «Nights of ballads and blues».

 

Aunque formado bajo la influencia de pianistas fundadores del bebop como Thelonius Monk y Bud Powell, que también era de Filadelfia, había en sus maneras, ya fuera por su talento melódico o su seductor estilo percusivo, una mayor vocación por llegar a un público más amplio. En esa línea hay que destacar su tercer trabajo Nights of Ballads & Blues. No conforman estas noches de sonido tan elegante su mejor disco pero sí uno de los más disfrutables y acaban siendo uno de esos vinilos o cedés que uno pincha y no deja muy lejos del equipo a poco que se tenga algo de buen gusto. Clásicos de Ellington, Monk o Mancini y algún original del propio Tyner que en manos del pianista se convierten en una de esas puertas de entrada más que recomendables no solo a su obra sino al jazz en general.

 

De nuevo con John Coltrane (saxo), Jimmy Garrison (contrabajo), y Elvin Jones (batería), en 1963. Interpretan «Afro blue». 

 

«When sunny gets blue» (1963. Con Jimmy Garrison (contrabajo) y Tootie Heath (batería).

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar