Democracia y PolíticaEleccionesRelaciones internacionales

Es hora de un nuevo comienzo en la asociación transatlántica

Un artículo del Ministro Federal de Relaciones Exteriores de Alemania, publicado en el periódico Welt am Sonntag

Potencia mundial tambaleante, democracia al borde del abismo, una elección de destino para Occidente – no faltan superlativos y escenarios de horror ante las elecciones presidenciales de EE.UU. dentro de unos días. Y cada nuevo giro en el tramo final de la campaña electoral de película se extiende sobre el Atlántico como una ola de emoción. La sobriedad y el pragmatismo escasean en estos tiempos. Sin embargo, es precisamente ahora que necesitamos mantener la cabeza fría para prepararnos para el tiempo después de las elecciones de EE.UU. Un ensayo en cinco tesis:

  1. Incluso si no se ha determinado el ganador de las elecciones en la mañana del 4 de noviembre… las acciones precipitadas están fuera de lugar. A pesar de toda la justificada preocupación que nos despiertan algunas declaraciones durante la campaña electoral: las instituciones de América, su constitución centenaria y probada por las crisis merece confianza, especialmente de Alemania, que debe su libertad y democracia a América.

Hay una cosa que los alemanes hemos aprendido de los Estados Unidos en las últimas décadas: la democracia necesita reglas que sean aceptadas por todos sus representantes. Esto significa que no sólo hay ganadores brillantes, sino también buenos perdedores. Esto incluye una cultura de interacción civil entre los demócratas. Pero donde los que piensan distinto se convierten en enemigos, la democracia sufre. Ahí es donde inevitablemente estallan las tensiones, como hemos experimentado en los EE.UU. en los últimos meses y como lo hemos experimentado aquí en la crisis del coronavirus.

La principal tarea del nuevo presidente americano elegido debe ser, por lo tanto, cerrar las brechas entre los americanos que esta campaña electoral ha abierto aún más. Y cuanto menos el futuro presidente esté dispuesto o sea capaz de hacer esto, más se seguirán preocupando los Estados Unidos de sí mismos – porque la división del país será entonces aún más pronunciada.

  1. Así que, si las fuerzas de América permanecen ocupadas internamente, para nosotros los europeos esto significa: debemos prepararnos para una menor participación americana en el mundo. Incluso antes de las elecciones dijimos que era en nuestro propio interés de seguridad poder manejar las crisis en nuestra puerta solos si fuera necesario. Esto se aplica aún más después de la elección, no importa quién la gane.

Por lo tanto, seguiremos invirtiendo en la seguridad europea y en las capacidades comunes. El objetivo es la soberanía europea. Esto no significa dar la espalda a la asociación transatlántica; al contrario: sólo una Europa que haga esfuerzos creíbles para defender sus propios intereses de seguridad de forma independiente seguirá siendo un socio atractivo para los Estados Unidos en el futuro. Y eso es lo que debe seguir interesándonos. Porque no hay una alternativa responsable para Europa a una asociación de seguridad con los EE.UU.

  1. El futuro de las relaciones transatlánticas también dependerá de la forma correcta de actuar con China. Washington ve el surgimiento de China como el gran desafío estratégico de este siglo – a través de todas las líneas de partido. Por lo tanto, la próxima administración de EE.UU. también redirigirá el capital político y militar hacia ella.

Algunos pueden ver esto como un debilitamiento automático de la relación transatlántica. Para mí, en cambio, la configuración de nuestras relaciones con China ofrece la oportunidad de una nueva cooperación transatlántica. Porque los americanos y los europeos compartimos un interés por sociedades abiertas, los derechos humanos y las normas democráticas, el comercio justo, las rutas marítimas libres y la seguridad de nuestros datos y la propiedad intelectual. Si queremos persuadir a China de que se adhiera a tales normas internacionales, entonces los EE.UU. también pueden beneficiarse del papel de la UE como el mayor socio comercial de Beijing. Y si hablamos con una sola voz en la Organización Mundial del Comercio en lugar de imponernos aranceles los unos a los otros, también podemos establecer nuevas normas allí, por ejemplo, en lo que respecta a las transferencias de tecnología forzadas o a la forma de tratar con las empresas estatales.

4.  Después de cuatro años difíciles, es hora de un nuevo comienzo en la asociación transatlántica. Los beneficiarios de nuestras diferencias están en Beijing y Moscú, pero también en Teherán y Pyongyang.

La asociación no significa una lealtad ciega. El hecho de que América y Europa tengan diferentes puntos de vista sobre Rusia, China, Oriente Medio, África o el Indo-Pacífico puede explicarse por nuestra geografía e historia diferentes. Podemos ver cómo esto provoca una brecha cada vez más profunda entre Europa y América. Sería mejor reconocer que los diferentes enfoques también pueden conducir al mismo objetivo y pueden reforzarse mutuamente. ¿Por qué no coordinamos más estrechamente nuestra política de sanciones, pero también las posibles ofertas de cooperación, por ejemplo, cuando se trata de persuadir a Rusia de que coopere o de presentar una perspectiva política para los Balcanes occidentales?

El Gobierno alemán se dirigirá a Washington con propuestas al respecto poco después de las elecciones, como contribución a una nueva agenda transatlántica. Necesitamos un nuevo entendimiento común de las «reglas del juego» globales que han sido violadas por varios lados en los últimos años. El comercio y la protección del clima son esferas en las que las respuestas puramente nacionales se quedan cortas porque no tienen en cuenta la interconexión y también las dependencias en el mundo. Y la pandemia del coronavirus sólo puede ser superada mediante la cooperación internacional, incluida la cooperación en el suministro de una vacuna.

  1. Sea cual sea el resultado de las elecciones en los Estados Unidos, hay una cosa que no debemos olvidar a pesar de los aplausos o la decepción por el resultado: América es y siempre será más que un show de un solo hombre en la Casa Blanca. La gente en nuestros países comparte la creencia en la democracia, en la libertad y la dignidad del individuo y en el hecho de que el Estado está para el pueblo y no al revés. Ninguna elección puede borrar esto.

Para mí, esto es tanto una esperanza como una misión. La esperanza de que nos acerquemos de nuevo en los próximos años. Y la misión de poner la asociación transatlántica en una base aún más amplia, a través de una política específica que acerque aún más a los Estados, los Estados federados, los municipios, las universidades, las instituciones de investigación, las empresas y los profesionales de la cultura de ambos lados del Atlántico. Pienso, por ejemplo, en nuestra propuesta de un Puente Climático Transatlántico, que hará avanzar la lucha contra el cambio climático por encima de las divisiones ideológicas.

Cuando Donald Trump fue elegido hace cuatro años, se hizo un llamamiento a ambos lados del Atlántico para hacer precisamente eso: superar las divisiones, llegar a los que piensan de forma diferente, atreverse a entablar más diálogo, incluso más allá de la propia zona de comodidad. Cuánto estamos todavía al principio de este proceso no sólo se muestra en la polarizada campaña electoral de los Estados Unidos. El racismo forma parte de la vida cotidiana a ambos lados del Atlántico. Aquí y allá la división social ha aumentado. Llegar a la raíz de estos desarrollos es una de las mayores tareas para el futuro de los americanos, alemanes y europeos. Y esta tarea será más fácil si la abordamos juntos, si nos escuchamos y aprendemos los unos de los otros. Tal como lo hacen las parejas y los amigos.

 

 

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar